Hospitales en Osuna y pandemia

Incluye un vídeo al final del artículo

La Casona de Calderón

(Debido a la extensión del tema, es obligado resumir la glosa histórica sobre los hospitales de Osuna, pues su objeto es servir de introducción al vídeo que se adjunta).

La curación de enfermedades ha sido preocupación constante del hombre, que ha desarrollado métodos de cura que van desde la pura magia en tiempos de Asclepio, seguidos de su posterior sustitución por principios científicos iniciados por Hipócrates y Galeno, hasta los más sofisticados actuales.

Busco referencias de hospitales antiguos en Osuna y encuentro, entre otros, el de La Encarnación del Hijo de Dios, en la parte alta de la villa, fundado por D. Juan Téllez de Ureña en 1549. Este Hospital fue languideciendo a medida que la población se desplazaba hacia la zona baja. Le siguió el de Nuestra Señora de la Luz, fundado en el 23 de enero de 1590 y que, regido por la orden de San Juan de Dios, atendió las necesidades sanitarias hasta finales del XIX. Estuvo ubicado al principio de la calle San Cristóbal, haciendo esquina con la calle Carrera..

(1892)…reciben las hermanas licencia para ocupar la contigua Iglesia de la Merced para que puedan las seis religiosas atender a sus necesidades espirituales así como los enfermos… (Manuel García Aguilar)

En las edificaciones anejas a la iglesia de La Merced, se instaló el hospital de este nombre, que muchos de nosotros ya conocimos. Posteriormente fue trasladado al antiguo pósito municipal, en cuyo edificio se mantuvo en servicio hasta su mudanza a una nueva construcción en Pinichi.

Y no  voy a olvidarme del INS, situado en la calle Santa Clara, esquina con San Agustín, hoy convertido en Centro de salud en un nuevo edificio dotado de renovado equipamiento material y humano.

(Margen para la confidencia.

En los años cincuenta entré al convento-hospital La Merced a visitar a mi amigo Manolo Bernal, operado de apendicitis. También conocí el pósito-hospital en una visita a mi hermano Juan en los años 70, internado para operación.

María y Mercedes, sobrinas mías, ejercieron como profesionales en estos hospitales.

A mediado de diciembre de 2015 tuve que despedirme en el hospital La Merced de mi hermano Francisco, aún en vida).

Pandemias las ha sufrido la humanidad en todos los tiempos, y a nosotros nos ha tocado vivir una en el nuestro. Contra ella se está librando un verdadera batalla en la que participa toda la población, si bien en diferentes medidas. Unos en retaguardia, atrincherados en los hogares conteniendo su expansión; otros en la intendencia,en el transporte, en los mercados, en el campo, en las lonjas, en las farmacias … asegurando el abastecimiento; otros como fuerzas armadas en misiones de vigilancia y protección y, por último, la fiel infantería, personal sanitario y laboral en primera línea recibiendo los golpes más duros, enfrentándose aun enemigo letal, sacrificando en numerosas ocasiones sus propias vidas en un desesperado intento por salvar la de todos nosotros.

Estamos viendo muchas adhesiones, demostraciones de afectos,  aplausos, pero ni éstas ni ninguna otra acción bastarán para agradecer bastante a estos esforzados su entrega generosa al desempeño de su misión, cumplida, en demasiadas ocasiones,  más allá del deber. 

Fuentes consultadas: Francisco Manuel Delgado Aboza; Pedro Jaime Moreno de Soto; Wikipedia: Manuel García Aguilar.

El convento de la Encarnación de la localidad de española de Osuna, fundado en 1626, pertenece a la orden de Mercedarias Descalzas.

El edificio se levantó en 1549 como Hospital de la Encarnación del Hijo de Dios. A principios del siglo XVII, sirvió como colegio de la compañía de Jesús, que luego se trasladó a la iglesia de San Carlos El Real, para transformarse en 1626, en monasterio de monjas mercedarias con el patrocinio de Catalina Enríquez de Ribera, duquesa de Osuna.

Descripción:

En Osuna la Orden de San Juan de Dios contaba con el hospital de Nuestra Señora de la Luz, fundado en el siglo XVI.4​ El vicario de Osuna, Martín Navarro, dijo en un informe de 1775 que la Orden de San Juan de Dios contaba con cinco religiosos en la localidad y que los frailes del convento de la Victoria habían colaborado con ellos “desde tiempo inmemorial”.5

Ayuntamiento en 1.851 solicita el convento de Mercedarios de la Merced para hospital, dado el mal estado del de San Juan de Dios.

En estas circunstancias el Ayuntamiento en 1.851 solicita el convento de Mercedarios de la Merced para hospital, dado el mal estado del de San Juan de Dios, separando la Iglesia y habitación para Capellán al objeto de poder seguir con los cultos. Se rigió por Patronato desde el principio y simultaneó su existencia con el de San Juan de Dios, hasta casi fin de siglo estando regido hasta entonces  por una junta de Señoras de la localidad.

El pueblo de Osuna, el clero y el mismo Ayuntamiento ven preciso que alguna comunidad religiosa se haga cargo del hospital. La solución la buscan en Madre Carmen fundadora de las Hermanas Terciarias Franciscanas, que con tanta abnegación y buenos resultados se habían hecho cargo de las huérfanas en el Real Colegio de Santa Isabel de Marchena. La fundadora está dispuesta, pues su deseo de hacer el bien a los enfermos y necesitados está por encima de las dificultades que se prevén.

La guerra de Cuba supuso un aumento de la actividad hospitalaria hasta la fatiga y el cansancio extremo, pues es sabido que la demanda de plazas solicitada por el Gobierno para los enfermos y heridos de la guerra de Cuba, fueron nada más y nada menos de cincuenta camas. La medicina que se practica es puramente paliativa pues hasta 1946 no dispone de material de quirófano, comprado de 2ª mano a la clínica Nuestra Señora de Montserrat de Pozoblanco, contando el lote con un aparato de Rayos X. Continuó prestando servicio, ya en solitario hasta 1.964, que con el mismo nombre pasa al edificio del antiguo pósito Municipal, hasta la construcción del Hospital Comarcal de la Merced a principio de los noventa.

…Decidió Mateo Groso Viajar a Sevilla para solicitar al Arzobispo permiso para construir una iglesia junto al hospital … templo y hospital fueron bendecidos bajo la advocación de Nuestra Señora de la Luz.

En el caso de la orden de San Juan de Dios en la villa de Osuna con cuya labor hospitalaria, desarrollada a lo largo de tres siglos, desde finales del XVI, hasta la definitiva salida de la ciudad en las postrimerías de la centuria decimonónica, contribuyó a la mejora de las condiciones sanitarias de la villa.

Otros centros hospitalarios fueron:Hospital de San Sebastián de los Ballesteros, localizado en una antigua ermita medieval…, hospital de la Pareja… junto a la iglesia de San Juan Bautista. Por último, una de las obras de mayor envergadura, debido al patronazgo realizado en 1549 por D. Juan Téllez Girón, IV Conde de Ureña, es el hospital de la Encarnación del Hijo de Dios, situado junto al palacio de los condes.

Tras la muerte del principal benefactor del hospital, éste fue decayendo hasta su abandono definitivo como institución sanitaria en 1612 (Recuerda, la población se fue situando en la zona baja de la ciudad, abandonando la medieval).

Antonio Palop Serrano

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR