Hasta siempre, Javier Mérida | El Pespunte