Leyendo ahora
¿Has comido demasiado? 6 consejos para sentirse mejor

¿Has comido demasiado? 6 consejos para sentirse mejor

estomago 8

No importa que tan enfocado estés en tu estilo de vida saludable, es muy normal caer en la tentación y comer en exceso. Sin embargo, y lamentablemente, después de comer demasiado también es normal sentir algunos síntomas desagradables, pero por suerte, te ayudaremos a sentirte mejor en las próximas horas.

Nuestro cuerpo necesita energía, es por ello que contamos con un complejo sistema de hormonas y de procesos corporales que se activan para indicar hambre, saciedad o estar demasiado llenos. Por lo que cuando comemos muy poco o demasiado, la reacción biológica suele ser considerablemente predecible.

 

El más evidente es de todos es la hinchazón abdominal, pues, debe almacenar comida y bebida extra. Esto causa dolor, dado que los órganos se ven empujados debido al tamaño anormal (debido a que está demasiado lleno) del estómago.

Como respuesta, el estómago produce más ácido de lo que normalmente requeriría para así poder digerir la masa de comida correctamente; este entorno tan ácido es el responsable del ardor estomacal.

Todo esto ocurre durante las horas posteriores, por lo que podemos echarle una mano a nuestro cuerpo para digerir mejor los alimentos y hacer que se sienta mejor con este par de consejos.

1.  Tómate un merecido descanso

No hay porqué sentir culpa, siempre y cuando esto no se convierta en un hábito, no es un gran problema. Caer en el remordimiento solo contribuirá a empeorar los síntomas.

En lugar de castigarte, quizá puede ser una buena experiencia para reflexionar. Sentirse mal porque hemos comido demasiado nos sentará bastante mal. Por el contrario, piensa de forma positiva y relájate un poco, esto ayudará a calmar el malestar.

2.  Prepárate un té de jengibre o menta

Por su composición, estos tés de hierbas son perfectos para relajar el aparato digestivo y con ello, ayudar en el proceso de digestión.

Por su parte, el jengibre es un remedio muy común para los problemas estomacales, es un remedio muy frecuente para las náuseas. Y teniendo en cuenta que debido a la masa de comida habrá una sobreproducción de leptina, esto puede provocar náuseas, por lo que el té te ayudará a sentirte mejor.

Por otro lado, la menta es popular debido a su capacidad para aliviar los dolores estomacales y el ardor, por lo que también resulta una gran idea.

3.  Come una ensalada ligera unas 5 horas después

Cuando hemos comido demasiado, es frecuente sentir que no debemos volver a comer para compensar; sin embargo, esto es un grave error, ya que comer algo ligero unas horas después ayudará a mantener el metabolismo activo.

Si pasamos mucho tiempo sin comer, el metabolismo se ralentiza y puede provocar que aumentemos de peso. Por ello, si tenemos hambre, lo mejor será comer un plato ligero, bajo en calorías, preferiblemente bajo en carbohidratos y con un buen contenido de proteínas.

Lee también
Junto a la frontera de Gaza. 1-12-23. Foto: Jaime Villanueva
Lee también

Por ello, si has almorzado demasiado, una ensalada ligera para cenar será perfecta. Aunque, asegúrate de evitar los aderezos, las carnes y el queso. Sustitúyelos con verduras, manzanas, pollo a la plancha, etc.

4.  Mantente hidratado

Siempre es bueno mantenerse hidratado. Y después de una comida abundante, se vuelve aún más importante, pues, el agua ayudará al sistema digestivo a hacer mejor su trabajo. Sin embargo, inclínate por el agua natural o por una infusión natural; de esta forma evitarás las calorías y los azúcares innecesarios que puedan contener otros tipos de bebidas.

5.  Descansa lo suficiente

Dormir repone fuerzas y conseguir un buen descanso nos ayudará a sentirnos mejor y poder resistir los antojos del día siguiente. Al venir evitando los antojos y la falta de sueño, puede empeorar las ganas de hacer trampa en la dieta y con ello, caer de nuevo en las comidas excesivas. Además, no dormir lo suficiente causa una irregularidad en los niveles hormonales.

6.  Retoma tu rutina y evita los excesos

Al levantarte de la cama por la mañana, retoma tu rutina con normalidad. Evita comportarte “demasiado bien” o llegar a los extremos para compensar la comida excesiva del día anterior.

No dejes de comer, tampoco hagas más ejercicio de lo normal, no tomes ningún suplemento digestivo o laxante; todas estas son medidas peligrosas que, en lugar de ser positivas, causan problemas a largo plazo.

Por el contrario, come normal, haz ejercicio y evita el estrés. Estos simples consejos serán más que suficientes para aliviar los síntomas y con ello, sentirnos mejor.


Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo