Francisco Torres, presidente de Khetane: “Tenemos a la juventud gitana mejor preparada de todos los tiempos”

En los momentos previos de esta entrevista, el ursaonense Francisco Torres Andrades habla por teléfono con conocidos de Zafra, Bilbao y Barcelona. “Son de la causa”, musita en voz baja cada vez que cuelga.

Perspicaz y buen conversador, comenzó a trabajar con solo 11 años en la fábrica de José López Mazuelos y posteriormente se fue a Palma de Mallorca a trabajar en Dragados y Construcciones. Allí, un amigo le inculcó que tenía que estudiar para obtener el Graduado Escolar y, de esta manera, poder optar a ser conserje en la obra. Pero empezó a estudiar y terminó siendo Educador Social.

Volvió a Sevilla y opositó a la Diputación, donde desarrolló casi toda su vida laboral.

Ahora, en plena jubilación, ha sido elegido presidente de la Plataforma Khetane, plataforma que representa al Movimiento Asociativo Gitano del Estado Español, trabajando por la unidad y por la emancipación del Pueblo Gitano, siendo interlocutora con las Instituciones Públicas y con otros agentes sociales. Y tras una estancia en Zafra y otra en Valencia, donde ha participado como ponente en un congreso internacional, nos sentamos a charlar pausadamente con él.

 

¿Por qué decides embarcarte en este magno proyecto ahora que podrías estar descansando y disfrutando de una merecida vida placentera?

Una cosa es el trabajo y otra es la defensa a tu pueblo. Sigue habiendo injusticas que siguen pasando en el año que estamos, finalizando ya casi 2022. Date cuenta que cuando yo empezaba, a finales del 80, había más injusticias todavía: Cortegana, El Saucejo (donde intervine yo), Estepa… Es el gusanillo que tenía y que tengo y que no es otro que el bien de mi pueblo. Eso lo he hecho de manera altruista. Y ahora que estoy jubilado tengo más tiempo. Aquí en Osuna el movimiento asociativo se organizó por mi primo Chaparro (Emilio Torres), mi primo Tomás Andrades, Frasquito Heredia, Emilio Carrillo yo. Ellos, que eran los más viejos, llevaban los cargos y los más jóvenes nos dedicábamos a buscarnos la vida y sustento para que la asociación hiciese actividades. Empezamos con muy buen pie y muchas ganas de trabajar. Aquí se hicieron semanas culturales con mesas redondas que yo creo que recordará mucha gente, donde el colofón era un festival y una comida para todo el pueblo.

 

En Khetane habrá multitud de proyectos.

Abarca un nivel estatal y además estamos trabajando a nivel europeo. Ahora mismo tenemos el proyecto “Rromaní Pativ”, que significa “Sentimiento gitano”, que es muy interesante. Con el tema del IRPF también estamos trabajando. La plataforma aglutina a muchas entidades y como cada entidad es de un sitio diferente, en esos sitios hay necesidades distintas. Yo acabo de aterrizar aquí y ya hemos tenido varias reuniones de la Junta Directiva. Aquí es donde vamos a aclarar y ver los puntos que haya que poner o quitar, que después pasarán por la asamblea para que lo apruebe.

 

¿El gitano de a pie se ve representado por estas instituciones?

Eso es lo que queremos, darle espacio a través de su entidad. ¿Cómo nos ponemos en contacto con un millón y medio de gitanos? En Khetane el 85% de casi todas las federaciones gitanas de España están incluidas y son ellos los que nos tienen que decir sus necesidades y marcarnos las líneas de trabajo. Yo sé las necesidades que puede haber, no en Osuna, porque de esas de encarga la asociación, sino en Sevilla, Málaga, Jaén… Ellos nos van diciendo sus necesidades, las ponemos en común y encauzamos la línea de trabajo. La Junta Directiva no debe marcar el orden del día y el trabajo a seguir, sino que deben ser las propias entidades las que nos digan las necesidades que hay en cada sitio. Eso se mete en la batidora y eso es lo que se hace.

 

Tú tienes una personalidad fuerte, sabes dónde quieres ir. ¿Qué quieres que quede de ti tras tu paso por la presidencia?

La verdad es que me he marcado un tiempo. No voy a estar mucho tiempo porque creo que hay que darle entrada a otra gente. Yo presumo de que hoy día tenemos a la juventud gitana mejor preparada de todos nuestros tiempos. Entonces hay que darle paso y también espacio a otras entidades. Lo primero que yo me había marcado si se aprueba por parte de la asamblea es que los mandatos no sean tan largos (actualmente de cuatro años) y que no te puedas presentar más de dos veces seguidas.

 

Ahora mismo tendemos a pensar que el antigitanismo no existe…

(Se lamenta) ¡Ay, por Dios!

 

Pero cuando entramos en la página de Khetane nos echamos las manos a la cabeza.

Sí, la verdad es que sí, a pesar de que la Ley Antigitana se aprobó con mucho esfuerzo. A una de las intervenciones de las subcomisiones le tengo mucho cariño, porque no partió de un gitano, sino de un payo (palabra que sabemos que no es peyorativa, sino que simplemente significa ‘no gitano’).  Se llama Fernando Rey, es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Valladolid y su intervención fue de las más buenas que he escuchado en los días que duró esa subcomisión.

 

¿El 8 de abril (Día Internacional del Pueblo Gitano) es solamente un día para hacerse una fotografía?

Lee también

No, qué va, por eso tengo yo algunas discrepancias. El 8 de abril es un día de reivindicación, igual que el día 22 de noviembre (Día de los Gitanos Andaluces). Son días de pedir lo que se nos quitó, lo que se nos robó, de pedir justicia por los nuestros que nos mataron, a los que asesinaron y quitaron sus propiedades, los mandaron a galera. No es el 8 de abril un día de festejo y de poner una bandera o de dejar de ponerla. Hay que acordarse de 1749 y el que sepa esa fecha sabrá por qué. Es una fecha clave para nosotros los gitanos. El 30 de julio de ese año comenzó en España el primer exterminio de la historia, conocido como La Gran Redada, en el que separaban al gitano de la gitana y a los mayores de 8 de años, a los que ya consideraban hombres, los mandaban a las galeras y a las gitanas a las cárceles y a servir a los señoritos de la época que en aquellas momentos era la gente del Estado. Pero no solo desde esa época sino desde la Primera Pragmática que se lanzó en Medina del Campo en contra nuestra. Hasta nuestros días hay unas 250 Prágmáticas en contra de nuestro pueblo, por el simple hecho de ser gitanos. No había otra. Yo, aparte de Khetane, pertenezco a otras plataformas, como la Plataforma Democrática del Pueblo Gitano y desde ahí, también a nivel nacional, estamos pidiendo el reconocimiento de pleno derecho para nuestro pueblo, ya que cuando se hizo la Constitución se les olvidó que aquí había otro pueblo. No estamos pidiendo un territorio, porque yo me encuentro viviendo muy bien viviendo en Osuna, igual que el de Bilbao en Bilbao; lo que estamos pidiendo es que se nos reconozca con un estatuto de autonomía cultural, no territorial, donde podamos recuperar nuestra lengua, nuestras costumbres (perdidas casi todas), donde podamos ser dueños de nuestro futuro, y si nos caemos sabremos levantarnos, que nos dejen levantarnos. Ahora mismo el Estado tiene un Consejo Consultivo del Pueblo Gitano, que no es vinculante, es solo consultivo. Los que pertenecen al Consejo tienen mucha voluntad, la mayoría pertenece a Khetane, yo me atrevería a decir que más del 50%. ¿Un Consejo Consultivo a estas horas? Y cuando les aconsejan lo que tienen que hacer se lo piensan 60 veces. Ahora con el tema de lo de Peal del Becerro o Íllora, con la Ley que se había aprobado, que no haya actuado el fiscal aunque sea de oficio, y ha habido denuncias. Fakali (Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas Universitarias) antepuso una denuncia y dicen que no encuentran motivo de racismo cuando el autor del presunto crimen ya está en la cárcel. Se les queman y se les roban sus bienes, se les vuelcan sus coches… ¿Eso no es antigitanismo? Si no es antigitanismo, que venga Dios y lo vea.

 

En un terreno más local. ¿Nos hemos alegrado tus vecinos de tu elección?

Yo creo que a veces soy demasiado modesto y la verdad es que la noticia no la he hecho mucho pública. Sí es verdad que la mandé a la televisión pública local, pero no la habrán visto o imagino que se habrá traspapelado. También tengo a un amigo que forma parte del gobierno municipal al que le mandé la noticia y lo único que me dijo es que me felicitaba por mi nueva responsabilidad y hasta ahí.

 

¿Qué cambio principal has percibido en la sociedad de Osuna desde tu juventud hasta ahora en los diferentes ámbitos y sectores?

Yo soy un hombre privilegiado por vivir en el pueblo en el que vivo. Siempre he estado rodeado de gente, gitanos y no gitanos, y presumo de mis amigos y ellos de mí. Aquí nunca hubo problemas con los gitanos. Me acuerdo de mi padre, Frasquito, de mis abuelos Frasquito y Agustín, mi tío Chaparro… y eran personajes de Osuna respetados. Y nosotros seguimos siendo gitanos respetados. Eso no quiere decir que de vez en cuando, igual que la sociedad mayoritaria, salga algo o alguien con algún comentario, pero la verdad es que yo me apaño con que siga como está, no como en la parte de Jaén, que no sé qué ocurrirá, siendo quizás una de las capitales con más mescolanza de toda Andalucía.

 

Algún tópico que te revuelva las tripas.

(No se lo piensa) “No pareces gitano”. ¿Qué hay que hacer para ser gitano? ¿Hay que llevar sombrero, un bastón, un pañuelo de lunares? ¿Qué hay que hacer para que me digas que sí soy gitano? Eso a veces te cae mal y además que te lo digan como una alabanza. ¿Por qué no parezco gitano? ¿Porque voy limpio, porque tengo trabajo? El 80% de los gitanos tiene trabajo, son los invisibles, los que no se ven, de los que no hablan. De los que hablan, por desgracia, son de los que cometen alguna fechoría, pero que eso ocurre en la sociedad mayoritaria y no se le da tanto bombo. Todos los días tenemos noticias de gente que mata a sus hijos, por darle celos a la mujer y no son gitanos, pero no ocurre nada. Cuando un gitano hace cualquier historia, se hace eco toda la prensa a nivel nacional y están una semana hablando de los detalles y los pormenores.

 

Álvaro Reina

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba