Formas originales de reciclar las partes de un coche

Atrás ha quedado el desguace tradicional, aquel en el que los coches se apilaban unos encima de otros e incluso en los que se podía ver salir humo de sus instalaciones fruto de alguna quema poco controlada.

Ahora los desguaces se llaman CAT (Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos) y siguen un proceso que consigue aprovechar la mayor parte de sus materiales, separando los residuos peligrosos para un tratamiento adecuado.

Fruto de este reciclaje surgen unas ideas de lo más originales para aprovechar las piezas de estos coches que ya no sirven. Las veremos después, pero antes explicaremos cómo damos de baja un coche para aprovechar parte de sus elementos.

Llegada al CAT y baja definitiva

Cuando necesitamos dar de baja un coche en la DGT de Sevilla de manera definitiva, según la normativa vigente en la actualidad, no podemos acudir personalmente a la Jefatura de Tráfico para solicitar el trámite y tendremos que recurrir a un CAT, donde se se encargan de todo el papeleo facilitando así el procesimiento.

Al entrar al CAT nos dan un documento de registro para que tengamos la prueba de que nuestro coche se ha dado de baja legalmente y comenzará el proceso de descontaminación en el que se retirarán todos los residuos peligrosos como la gasolina, el aceite, el anticongelante, líquido de frenos, etc.

Ya con los residuos a buen recaudo, se inicia el proceso de recuperación de componentes, donde se obtendrán piezas de segunda mano que más tarde podrán venderse de manera legal tanto a particulares como a profesionales y a un precio muy bajo, pues se trata de elementos reciclados. Estas partes no revisten ningún peligro y las podemos encontrar en los desguaces de la provincia de Sevilla o en cualquier CAT a nivel nacional.

Sin embargo, hay personas realmente creativas que ven en este tipo de recambios una fuente de inspiración. Pues la imaginación a día de hoy no tiene límites y cada vez son más los aficionados al mundo del motor que recuperan determinados componentes del automóvil procedentes de un desguace para convertirlos en interesantes y funcionales elementos decorativos.

¿Cómo podemos reciclar las piezas de un coche?

Hay muchas formas originales de reciclar las partes de un vehículo, algunas de ellas realmente interesantes y prácticas. Vamos a ver alguna.

Espacio de almacenamiento con un neumático

Los neumáticos son residuos que se pueden reciclar para muchos propósitos, como por ejemplo crear espacios de almacenaje diferentes.

Lee también
Lee también

Solo hay que comprar un neumático, limpiarlo bien, pintarlo con una pintura especial para caucho (las hay de todos los colores) y ponerle un fondo y una tapa a medida. El fondo y la tapa pueden ser de madera y los podemos pintar e incluso tapizar.

Mesas hechas con un motor

Para los aficionados a la mecánica hay un mueble que siempre triunfa. Se trata del motor de un coche, sobre el que se puede colocar una superficie de cristal para convertirlo en una original -y pesada- mesa.

Tendremos que comprar un motor en un desguace, limpiarlo y pintarlo bien. A continuación, se pone un cristal encima, para lo cual dependemos de la forma del motor. Si la forma es la adecuada se puede colocar el cristal encima, o se pueden usar unas patas metálicas para colocarlo.

Como truco, para que la mesa te salga más económica, hay que comprar un motor que esté estropeado. Solo lo queremos por la estética, de manera que nos da igual que funcione o que no lo haga.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)