Entrevista a la directora del Colegio Santa Ángela

¿Quién es la directora del Colegio Santa Ángela? ¿Cómo se definiría como persona?

Mi nombre es Sor María Dolores Montero y nací en Palma del Río. Comencé mi vida religiosa en Madrid, luego pase a trabajar en Antequera y luego he tenido experiencias en Puerto Rico y en Santo Domingo. Llevo unos 35 años dedicados a la rama de la educación dentro de nuestra congregación, de los cuales los últimos tres han sido en Osuna. Mi vocación es ser Franciscana de los Sagrados Corazones, pero la educación es mi segunda vocación. Soy una persona seria y no demasiado extrovertida.

Phone House

¿Cómo es su trabajo actualmente, es más difícil ahora que hace unos años?
Pues la verdad es que cada vez nos lo complican más. Ahora, por ejemplo las «pruebas de diagnóstico», nos restan mucho tiempo. Estas pruebas buscan comparar a los centros educativos de toda España, entonces nos evalúan y luego debemos corregir los resultados. Se centran en lingüística y matemáticas y buscan estudiar las competencias básicas. Realizar dichas tareas restan tiempo para poder atender a los alumnos, que es lo verdaderamente importante. Luego están los consejos escolares, los claustros, el plan de centro y el plan de convivencia. Son muchas tareas y ello conlleva mucho trabajo administrativo-burocrático.

Háblenos del Centro. Alumnos, distribución…
Este año tenemos a 336 alumnos. Sólo hay un grupo de cada clase. El número de alumnos por clase está un poquito alto, existen 30 alumnos por clase aproximadamente. Tenemos más alumnos que alumnas, algo normal desde el punto de vista estadístico. El tener sólo una unidad por curso, hace que el centro sea más pequeño, más familiar, conocemos a los padres mejor y ésto permite que seamos una gran familia. Contamos con unos 20 profesores, sólo cuatro hermanas de la congregación y el resto son profesores. Contamos con una crisis vocacional y eso ha provocado dicha necesidad. No obstante Osuna es un lugar privilegiado porque a nivel sacerdotal no hay grandes dificultades.

¿Cómo define la filosofía del Centro? ¿Qué diferencia este Centro de otros centros de fuera de la localidad en los que usted ha ejercido su labor?
Tanto los padres como los profesores conocen nuestro ideario. Es un centro católico y el fin es educar en la fe. Considero que somos un centro donde rige la disciplina y donde existe mucha calidad en la propia educación. Las bajas del profesorado se cubren automáticamente por otros compañeros. Los alumnos pertenecen todos a una clase media, donde todos los padres saben leer y escribir. El entorno social es muy importante e influye muchísimo. Este colegio es buscado por los padres, porque conocen sus características y por ello es muy demandado. La comunicación con los padres es plena, magnífica. Todo ello repercute en el centro y a la vez en la comunidad, en Osuna. El grado de participación está en torno al 75 ó 80%.

¿Cuáles son las principales necesidades del centro?
La principal sería más espacio, algo muy complicado de solucionar porque no tenemos más espacio en potencia para este fin. En días de lluvia debemos quedarnos en clase y sólo hay espacio en el gimnasio para los más pequeños. Hasta el momento también lo era la existencia de una página web, pero ya se va a abrir una página web del A.M.P.A del colegio. Además cada año, la congregación y el colegio nos proponemos un objetivo anual que debemos aplicar en todas las etapas, niveles, materias y campos. El objetivo de este año es conducir al alumno al descubrimiento de su libertad interior como arma segura para no ser manipulado ni vencido. En base a este principio, existen unas líneas de actuación que pretendemos seguir.
Tenemos muchas otras necesidades, como mejorar el aula de informática, mejorar la biblioteca del centro, pero todo ello entendemos que son necesidades menores que con trabajo y amor conseguimos superarlas.

¿Cuáles son los proyectos que se realizan en el centro?
Estamos dentro del proyecto Espacio de Paz. Este año es obligatorio el Plan de Convivencia. Nosotros no estamos ahora mismo volcados en proyectos como, por ejemplo, el bilingüismo, sobre todo porque carecemos de espacio y de tantos recursos como los centros públicos. Somos un centro concertado y tenemos limitaciones en cuanto a los recursos disponibles, pero lo esencial es la calidad de la educación y esa es nuestra prioridad. Así el día 5 de noviembre fuimos premiados por la F.E.C.A.P.A por la buena calidad de nuestra labor, siendo recibido este reconocimiento en los Reales Alcázares de Sevilla por la Madre General en nombre de toda la congregación. Fue un premio a la educación, los valores y al propio maestro.

¿Cuáles son los objetivos de cara al futuro? ¿Cómo le gustaría ver el centro dentro de unos años?
Para nosotros sería un regalo que las familias que al menos forman parte del colegio sigan siendo familias, que sean familias con valores, que sepan decir no a sus hijos por su bien, que sepan exigir a los hijos sus responsabilidades, que entre la familia y el colegio hagamos hombres capaces de afrontar las dificultades de la vida, hombres que ayuden a hacer del mundo un lugar cada vez mejor. Esa sería nuestra ilusión, crear un mundo que vaya a más no a menos.

¿Qué mensaje enviaría a los padres?
La verdad es que los padres de este centro suelen participar mucho, por ello somos privilegiados. Esta muy claro que es vital el apoyo de los padres, algo que culturalmente no está del todo aceptado. El ideal es que los padres guíen a los hijos y no los defiendan pase lo que pase. Nosotros entregamos el plan de centro a los padres y sólo les pediría que nos sigan ayudando a educar a sus hijos, en base a su propia libertad personal.

Comentarios

AUTOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *