Empleo y Salud mejorarán el sistema de alertas para detectar las enfermedades profesionales

Las consejeras Rocío Blanco y Catalina García firman un protocolo para reforzar la coordinación en la gestión de estas patologías y avanzar en la eficacia de la protección de los trabajadores

Las consejeras de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, y de Salud y Consumo, Catalina García, han firmado hoy un protocolo que regulará la actuación conjunta y coordinada de la gestión integral de las enfermedades profesionales. El documento incluye nuevas medidas, como mejorar el sistema de alertas para detectar estas patologías o la elaboración de mapas de riesgos laborales y estudios epidemiológicos, entre otras actuaciones.

Este protocolo, que tiene una vigencia de cuatro años prorrogables por otros cuatro, da cumplimiento tanto a compromisos fijados en la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud Laboral en el Trabajo como a la Estrategia de Vigilancia y Respuesta en Salud Pública en Andalucía (AVISTA), y establece que su objetivo es coordinar las actuaciones en materia laboral y sanitaria para dar una respuesta integral y eficaz a la protección ante las enfermedades profesionales, mediante un control del cumplimiento de la normativa en prevención de riesgos; la promoción de la prevención; la investigación; y la vigilancia epidemiológica.

La consejera de Empleo ha destacado que esta medida supone dar un paso importante en la detección y protección de los trabajadores andaluces ante las enfermedades profesionales, y aunque ha señalado que el índice de incidencia de estas dolencias se ha reducido en más de 15 puntos desde 2019 en nuestra comunidad autónoma con los últimos datos disponibles, anualmente se superan los 1.200 partes, lo que hace necesario reforzar la coordinación de ambas consejerías con nuevas actuaciones.

Por su parte, la consejera de Salud y Consumo ha detallado que desde su departamento se realizarán labores de vigilancia de los riesgos sobre la salud relacionados con el trabajo, la autorización, evaluación, control y asesoramiento de la actividad sanitaria de los servicios de prevención de riesgos laborales, el desarrollo de programa de vigilancia de la salud postocupacional, el establecimiento de mecanismos para la integración en los sistemas de información públicos del Sistema Nacional de Salud de la información generada por las actividades sanitarias desarrolladas por los servicios de prevención de riesgos laborales y por las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social en relación con la salud de los trabajadores, o la promoción de la salud en el lugar de trabajo, así como la promoción de la formación en salud laboral de los profesionales de los sistemas sanitarios públicos.

Salud y Consumo cuenta con la Estrategia AVISTA, que incluye entre sus objetivos promover la vigilancia y el estudio de los problemas de salud laboral en Andalucía; así como con el nuevo Sistema de Información para Vigilancia en Salud Pública de Andalucía (ARGOS) que, según ha explicado Catalina García, permitirá disponer de un ecosistema TIC que dará soporte y respuesta a la legislación vigente sobre la que se regula el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía (SVEA) y tiene como fin proporcionar información relevante, oportuna, operativa y homogénea sobre los problemas y condiciones de salud y bienestar de la población, sus factores de riesgo y sus determinantes sociales y generar el conocimiento y las evidencias necesarias según lo recogido en la Ley de Salud Pública de Andalucía. “Esta nueva herramienta permitirá a los profesionales de la salud tanto la detección de alertas tempranas para su seguimiento y diagnóstico, como el análisis de los datos para determinar formas de actuación ante enfermedades transmisibles y no transmisibles entre las que se incluyen las relacionadas con la Salud Laboral”, ha valorado.

Medidas

En este sentido, una de las primeras actuaciones que incluye el protocolo es la elaboración de mapas de riesgos laborales y la realización de estudios epidemiológicos para identificar y prevenir las principales patologías, así como coordinar los análisis y los indicadores para detectar los sectores prioritarios en los que actuar.

Se incluye también el desarrollo de programas para el seguimiento de la actividad preventiva que desarrollan las empresas y los servicios de prevención, y un compromiso de mejora de los procedimientos para la “detección ágil y precoz” de las enfermedades profesionales más prevalentes y de la gestión de las alertas diagnósticas que permitan la identificación de patologías compatibles con enfermedades profesionales.

En el ámbito de la formación, se incluyen actuaciones para mejorar el conocimiento de las enfermedades profesionales tanto de los facultativos del sistema sanitario público como en medicina y enfermería del trabajo; el personal técnico de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales; inspectores de Trabajo y Seguridad Social; técnicos habilitados de la Junta para tareas de Inspección o médicos inspectores, entre otros colectivos profesionales.

También se desarrollarán campañas informativas y de sensibilización, además de publicar periódicamente indicadores y resultados.

El pasado año, con datos provisionales sobre el cierre del mes de diciembre, se comunicaron en Andalucía hasta 1.281 partes de enfermedades profesionales, de las que un 61,9% causaron baja. La mayor incidencia de estas enfermedades se produjo por agentes físicos, con hasta 1.042 partes y con mucha diferencia sobre otras causas, como los agentes químicos (69 partes) o los biológicos (20 partes). En cuanto a agentes causantes que no estuvieran relacionados con los anteriores, se produjeron 73 partes por inhalación; 71 por contacto con la piel y 6 por agentes carcinogénicos (sustancias, organismo o agentes capaces de causar cáncer).

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)