Mensaje en vídeo y texto de D. Antonio Jesús, Párroco de la Asunción, para la apertura de las iglesias

Indicaciones a realizar para la apertura de las iglesias de la Parroquia de la Asunción

Queridos sacerdotes, queridas religiosas, feligreses, queridos amigos y hermanos todos en el Señor.

Hoy es Domingo, el Día del Señor y la conmemoración de su resurrección. La Iglesia también celebra hoy a San Juan de Ávila, patrono del clero español.

Seguimos inmersos en este periodo extraordinario de convivencia motivado por la pandemia del covid-19. Van pasando las semanas y parece que poco a poco, y con dificultades, nos vamos adaptando como sociedad a vivir en unas circunstancias muy distintas a las que configuraban la vida cotidiana durante los últimos años. Esto demuestra por un lado la gran fragilidad de nuestra condición humana. No somos todopoderosos. Pero también nos muestra la capacidad de solidaridad y de sacrificio ante una necesidad común. Son muchos los testimonios de entrega generosa de muchas personas en estos meses. De una manera singular todos reconocemos la misión de los sanitarios y de los cuerpos de seguridad. Pero también la de tantos profesionales que con su trabajo mantienen el estado de vida en circunstancias excepcionales para que no nos falte lo más básico sin salir apenas de casa. A todos nuestro reconocimiento y apoyo.

La Iglesia es casa de puertas abiertas. Siempre ha estado abierta. Es cierto que el templo no, pero sí ha estado abierto el corazón de tantos voluntarios de cáritas, capellanes, religiosas, fieles, …, que en su entrega diaria también han llevado la Palabra de Dios y la esperanza cristiana en momentos especialmente dolorosos. Entre estos momentos destaco el acompañar en el cementerio a unos pocos familiares, no a todos porque no podían acudir, a despedir a su ser querido. El amor de Dios traspasa los muros y toca los corazones.

Este tiempo nos ha dado la oportunidad de parar el ritmo frenético de la vida cotidiana caracterizado por los horarios completos, las tareas siempre por realizar, la falta de tiempo para hablar y compartir en familia, …, incluso también estaba caracterizado por rezar menos ante tantas responsabilidades. Estos días también han sido una oportunidad de ‘perder el tiempo’ en la presencia de Dios. La Iglesia se hace una familia en Cristo desde la oración, la celebración de los sacramentos y el testimonio de la caridad. Así estimo que lo hemos realizado desde nuestras casas, participando de la Eucaristía a través de los medios de comunicación y ayudando a las familias necesitadas en cáritas.

Ahora tenemos la oportunidad de volver a nuestros templos, lugares sagrados donde habita Dios de una manera singular: Sacramentado en el Sagrario, representado en Parroquia de las Sagradas Imágenes titulares de nuestras Hermandades y ofrecido como Espíritu que transforma la vida en la celebración de los sacramentos.

A partir de mañana lunes, 11 de mayo, abriremos nuestros templos para el culto cristiano. Lo vamos a hacer siguiendo las indicaciones de nuestro Arzobispo, que asume las disposiciones de las autoridades sanitarias y las recomendaciones de la conferencia episcopal española. En nuestra parroquia nos hemos preparado para cumplir las indicaciones de seguridad que les paso a detallar y que deseo que acojan con responsabilidad.

Con respecto a los horarios de misas:

– Celebraremos diariamente de martes a sábado misa a las 11 de la mañana y a las 8 de la tarde en Santo Domingo.

– También los sábados a las 7 de la tarde en San Agustín.

– Los domingos a las 11 y a las 12 y media de la mañana en Santo Domingo. Los domingos por la tarde a las 7 y a las 8 en la Iglesia de San Carlos.

Ofreceremos la intención de estas primeras eucaristías por las víctimas de la pandemia.

Hemos ampliado el horario de misas debido a la restricción del aforo que nos pide la legislación civil: en esta etapa de desconfinamiento será 1/3 del aforo. Abriremos las iglesias con suficiente tiempo para que ustedes puedan venir a rezar, a confesar y a colocarse en los lugares ya preparados. Estos lugares están señalados con unas pegatinas de colores fácilmente identificables. Ese es el lugar que debemos ocupar.

Recuerdo que el Arzobispo sigue dispensando a las personas mayores, a los enfermos y a las personas de riesgo de acudir a la Eucaristía Dominical y los días de precepto. Seguimos pidiendo que estas personas se queden en casa y continúen participando de la eucaristía a través de los medios de comunicación. También les seguimos pidiendo que realicen la comunión espiritual, lean la Palabra de Dios y recen con los actos de piedad de la Iglesia (especialmente el rosario en el mes de María).

A la entrada de los templos se encontrarán con las indicaciones básicas para la celebración.

– Les pedimos que antes de salir de casa se laven las manos y que traigan colocadas las mascarillas y los guantes. En las iglesias encontrarán gel hidroalcohólico y algunas mascarillas para los que no tengan. No tenemos muchas.

– También les pedimos que vayan ocupando los primeros lugares de la iglesia para ir completando el aforo y guarden la distancia de seguridad entre los fieles.

– Si se completara el aforo indicaríamos a las personas a partir de ese momento que no pueden entrar y que acudan a otra celebración. Extraordinariamente nos han sugerido que el sacerdote pueda salir a dar la Sagrada Comunión a esos fieles si no tienen oportunidad de acudir a otra celebración.

– Para recibir la Sagrada Comunión: o bien el sacerdote se acercará a su lugar sin que tenga el fiel que desplazarse, o bien vendremos en fila por el pasillo central guardando la distancia de seguridad. En este caso nos retiraremos por los pasillos laterales. Comulgaremos en la mano. En ese momento se puede bajar un poco la mascarilla para poder comulgar.

– La colecta para ayudar al sostenimiento de nuestra parroquia no se hará como es habitual, sino que a la entrada del templo tendremos colocados unos cepillos en los cuales depositar la ofrenda. Es importante concienciarnos en ofrecer nuestros donativos por medios telemáticos a partir de las posibilidades que nos ofrecen la parroquia y las entidades bancarias. Les exhorte a inscribirse a una cuota parroquial periódica a través del banco en favor de la nuestra parroquia. De esta manera, podemos hacer un presupuesto y saber con qué medios contamos. También les recuerdo que estos donativos nominativos desgravan en la declaración de hacienda.

– La salida del templo la haremos escalonadamente. Saldrán primero los fieles de los últimos bancos y así progresivamente.

– Les rogamos no formar grupos ni dentro ni fuera del templo.

– Al llegar a casa rogamos que se laven las manos.

También les comunico que en esta fase los monasterios no celebrarán la eucaristía abierta a los fieles. Pueden acudir a las misas de las parroquias y a los padres carmelitas.

El archivo parroquial seguirá cerrado las próximas semanas. Si necesitan alguna documentación, les ruego me la pidan a mí en la Iglesia de Santo Domingo, o a Manuel, sacristán, si yo no estuviera.

A partir de este lunes también volveremos a celebrar los entierros en las parroquias. Es cierto que se pide que acuda sólo la familia para respetar el aforo permitido. No se realizará el pésame.

Todas estas indicaciones las tenemos recogidas en una serie de carteles que están en las redes sociales.

Es posible que a lo largo de estos días modifiquemos algunas de estas indicaciones. Les pido estar atentos. Estas medidas durarán al menos dos semanas.

Ruego al Señor por la salud de alma y cuerpo de todos ustedes y nos encomendamos a la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, en este mes de mayo para el fin de la pandemia.

La bendición del Señor para todos,

Antonio Jesús Rodríguez Báez,
Párroco de Nuestra Señora de la Asunción
Osuna

Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas