La pasión y el artesano

Escucha “La pasión y el artesano” en Spreaker.

El corazón es más íntimo a tu verdadero ser que tú mismo, que tu propia mente. ¿Qué te está llamando desde lo más profundo de tu ser? Esa es la pregunta que te permitirá vivir con autenticidad. Vivir tu verdadera identidad.

El corazón sabe cuando has encontrado algo que te apasiona. Lo refleja en una inquietud por hacerlo, en un no poder quitártelo de la cabeza, en un acostarte pensando en eso y madrugar deseando retomarlo, en un buscar la manera de llevarlo a cabo, en un no desesperar, en un no conformarte, en un vibrar de otro modo cuando hablo a todos de eso…

También hemos de aplicar esto a nuestra vida profesional.  De hecho, el trabajo va a llenar gran parte de nuestra vida. Pero hay que tener mucho cuidado cuando recomendamos a alguien que se dedique a hacer lo que realmente le apasiona. Puede que no tenga aptitudes, habilidades adquiridas o experiencia. A esto se le llama “capital de trabajo”. Sin capital de trabajo serás un tonto motivado, pero no estarás construyendo un proyecto de vida sólido. Es decir, la pasión no basta. De cada 16.000 jóvenes que quieren vivir profesionalmente del deporte sólo 1 lo consigue. Todos son unos apasionados, pero en todos no se han reunido muchas más circunstancias que no deben ignorarse para conseguir el éxito en cualquier ámbito.

Por eso, una pasión inicial no conduce necesariamente al éxito. Es más sensato moldear nuestras pasiones a partir de nuestras habilidades. Evidentemente no siempre vas a encontrar un trabajo que te llene, sin embargo siempre podrás volcar en él determinadas aptitudes y actitudes que te hagan crecer en la dirección que realmente deseas. A esto se llama “moldear la pasión” o “mentalidad de artesano”. Se trata de algo tan sencillo como aprovechar lo bueno que tienes a mano en vez de pensar sólo en marcharte y desperdiciar así las oportunidades que te ofrece. De este modo, adquieres o desperdicias tu “capital de carrera”, con el que podrás ir acercándote a tu sueño.

Evidentemente, si tocas techo en el aprendizaje o no tienes opciones de mayor crecimiento hay que postularse para otros empleos, pero aquí queremos sobre todo subrayar la importancia que tiene relacionarte con tu trabajo como una oportunidad de incrementar tus habilidades y tu “capital de carrera”. No sería responsable decirte “tú puedes”, “nada es imposible” o aquello de “si lo crees, lo creas”. Siento aguar la fiesta, porque más bien ocurre al contrario: estarás poniendo en peligro tu independencia financiara y exponiéndote a un duro fracaso personal. Cuando tu pasión te encuentra, encuentra a una persona con cabeza, no a un potro desbocado. Sé el artesano de tu propia vida y haz una verdadera obra de arte con los mimbres que tienes al alcance de tu mano.

Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas