La gloria Servita derramó lágrimas de bendición en Osuna 300 años después

Preparativos, nerviosismo, colgaduras, flores – en pétalos, en ramos, centros y de papeles – banderas en honor y letanías a la Virgen – del Vaticano y de España – fachadas vestidas – y menuda fachada la de DeArtCon en Arcipreste Valderrama –  y cada uno aportando su granito en la alfombra de sal realizada en la Plaza Mayor -regalo del Consejo Local de HHCC de Osuna y realizada por la Agrupación Parroquial Ntra. Sra. del Rosario de Fátima y María Santísima de la Encarnación – … todo por y para la Virgen de los Dolores, pues ayer se celebró el 300 aniversario fundacional de la Hermandad Servita en Osuna, ayer fue un día grande, de fiesta y de celebración Eucarística en Osuna.

Se vivió un día de cierto desasosiego y cosquilleo por el «qué pasará» pues los modelos predictivos cambiaban el agua de los radares cada poco tiempo, al final lo volvió a clavar nuestro compañero Antonio Delgado quien predijo ciertos chubascos aislados, sin importancia, sobre Osuna. Ello no fue motivo para que el día se celebrase con júbilo, pues no todos los días, ni siquiera en nuestras vidas, volveremos a vivir una festividad igual en torno a la Virgen de los Dolores. Una igual no, ojalá sea diferente, porque los requisitos para tal efeméride importante, los cumple.

En torno a las 19:00 h., las puertas de La Victoria se abrían para que los devotos y fieles – algunos guardando sitio en la puerta – entrasen para coger sitio, ya que la Pontifical que se iba a celebrar era digna de presenciarla. La Virgen ya presidía su paso procesional y como fieles testigos Jesús Nazareno y la Quinta Angustia.

El Cardenal Monseñor Fray Carlos Amigo Vallejo, presidió una Pontifical en la cual estuvieron presente nuestro paisano el Obispo de Asidonia-Jerez, Monseñor D. José Mazuelos, el Vicario Episcopal de la Zona Sur, D. Antonio Jesús Báez Rodríguez, el nuevo cura párroco de La Victoria, D. Raúl Moreno Enríquez, acompañado por D. Mariano Pizarro, antiguo Párroco de la misma y D. Juan Dorado, Párroco de Consolación.

En la homilía de la Pontifical, Fray Carlos Amigo, volvió a emanar brotes de sabiduría sobre los presentes, pues con un léxico tan completo, perfecto y entusiasta, volvió a predicar una vez más a los presentes la verdad de la vida de los Cristianos con palabras como las que citamos a continuación:

«Cristo se llevó los azotes para que la Virgen se llevara los piropos.
Cristo se llevó las espinas para que Su Madre pudiera llevar las flores.»

En esta Pontifical, donde también representaron todas las Hermandades y Cofradías de Osuna, la Hermandad Servita – más concretamente su Hermano Mayor, Juan Peña- recibió de manos del mismo Cardenal una medalla como regalo a la Virgen, un detalle inmenso hacía la Orden Servita ursaonense.

«Costaleros, ustedes esconden sus caras, para mostrar la cara de la Virgen a los demás». Con este llamamiento y estos ánimos del Cardenal Amigo tan bellos culminó la Pontifical previa a la Salida Procesional, la cual comenzaría a las 21:45 h., aprox., por las calles de la Villa Ducal.

A continuación os mostramos una galería fotográfica de Manuel Pérez Codina de la Pontifical:

Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas