ENTREVISTA | Antonio Bustos, Presidente del Consejo de HHCC de Estepa: «Yo no soy partidario de hacer inventos, aunque habrá que estudiar alternativas para la Semana Santa»

«Lo que si tengo claro es que la Semana Santa no será como nos gustaría, con los pasos en la calle, pero tampoco, al menos eso espero, como la del 2020» comenta también Bustos en la entrevista
Foto: Entrevista a Vicente Bustos en Winet TV
PATROCINA ESTA ENTREVISTA

La Comarca de la Sierra Sur de Sevilla tiene tanto y bueno, que en El Cuartelillo de El Pespunte no hemos querido dejar pasar la oportunidad de entrevistar al recién nombrado Presidente del Consejo Local de HHCC de Estepa, Antonio Vicente Bustos. Un hombre serio, competente, de los que hoy día hacen falta para echar adelante cualquier institución, ese es el mejor resumen de este estepeño que nos cuenta el amor por sus tradiciones y por su pueblo:

  • Te embarcas en este nuevo proyecto de liderar el Consejo de HHCC de Estepa, imaginamos que te ves capacitado para dar el paso, pero ¿alguien te pegó el empujón?

Efectivamente, como dice, me veo capacitado,  y eso ha sido lo primero que me planteé para dar este paso que, le puedo asegurar, ha sido muy meditado y reflexionado, ya que, desde el primer instante, era consciente de la responsabilidad que asumiría, pero son muchos los años que llevo en este mundo de las cofradías, muchos de los cuales han sido en puestos de responsabilidad y, bueno, uno va cogiendo experiencia, escuchado y viendo hacer y cómo trabajan las personas que te rodean, de los cuales he aprendido mucho y, por tanto, sí, puedo afirmar que si he dado el paso es porque estaba convencido de ello.

Ahora bien, dicho esto, no es menos cierto que en una decisión de este calado siempre vienen bien sentirse respaldado, tanto a nivel familiar como institucional y, créame, en ambos sentidos así lo ha sido. Pues mi mujer, Conchi, también muy vinculada al mundo cofrade, desde el primer momento fue mi primer apoyo, y desde el mundo de las cofradías estepeñas, también he sentido un respaldo mayoritario e incluso me atrevería a decir que unánime, aunque esto pueda sonar presuntuoso, como así lo reflejó el resultado de las votaciones en la Asamblea General de Elecciones.

Y en este sentido, quiero aprovechar estas líneas para, una vez más, agradecer a todos los consejeros que, con responsabilidad y convencimiento, y a pesar de los inconvenientes y dificultades que la situación actual no está deparando, se han unido a mí y a mi Junta Superior en este nuevo proyecto para, con el esfuerzo de todos, regir los designios de esta institución con rigor y responsabilidad y, espero y es mi deseo, acorde a la altura que se merece una Semana Santa y unas Fiestas Gloriosas como las de Estepa.

  • ¿Eres consciente de la calidad artística y cultural de la Semana Santa de Estepa para estar a la altura de la institución que la lidera?

Por supuesto que sí, y como decía antes, esta consciencia ha sido uno de los motivos principales que me hizo retrasar más mi decisión, bueno mejor dicho, que me hizo reflexionar más sobre el reto que estaba a punto de afrontar y que, finalmente, he asumido.

Y bueno, no seré yo quien venga ahora a descubrir la calidad artística y cultural de nuestra Semana Santa, pues para ello basta con venir cualquier día a Estepa, sea o no Semana Santa o cualquiera de sus Fiestas Letíficas, para, adentrándose en sus templos, museos o Casas de Hermandad, sorprenderse con su riqueza patrimonial al contemplar iconografías escultóricas de inigualable hechura, pasos y andas procesionales de gran valor artístico y enorme ejecutoria, enseres procesionales de todo tipo y gran factura o piezas literarias de gran belleza, y aquí me estoy refiriendo a las pregones que, junto al de la Semana Santa, celebran muchas de nuestras Hermandades, a las composiciones musicales que tienen dedicadas algunas de las imágenes devocionales de nuestro pueblo o al gran número de publicaciones que son editadas por nuestras corporaciones pasionistas o gloriosas a lo largo de casi todo el año.

Y es fruto de esta consciencia, por lo que, desde hace cuatro años, el propio Consejo, a iniciativa de nuestro Vicepresidente, José Joaquín Luque, vienen editando su propio Revista denominada “Pasión y Glorias”, donde, entre otras cosas, pretende dar visibilidad a esta riqueza patrimonial de la Semana Santa de Estepa, o como, desde hace unos meses atrás, y gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Estepa, se ha puesto en marcha, y pronto será ya una realidad, el archivo histórico del Consejo y, finalmente, como también hemos iniciado en este nuevo mandato, de la mano de nuestro Secretario, Eduardo Chía Cruz, un proyecto ilusionante cuya finalidad será la recuperación y puesta en valor de todos los pregones de la Semana Santa de Estepa.

Ahora bien, dicho esto, no me perdonaría dejar esta oportunidad que me brindáis para testimoniar que la principal riqueza que atesora nuestra Semana Santa es su ancestral fervor religioso, y si bien esto puede entenderse como algo consustancial a la propia Semana Santa, yo me atrevería a decir que no siempre es así, y de ahí que me guste destacarlo como algo intrínseco y fundamental de nuestra Semana Mayor, o cualquiera de nuestras Fiestas Gloriosas, y es que el estepeño, como regla, pues habrá sus excepciones, es cofrade porque es cristiano, y no al revés, y con ello quiero decir que esto no es una cuestión de modas, sino que hunde sus raíces en la tradición familiar que, en algunos de los casos, viene de siglos atrás, y que constituye el sustrato fundamental del modo de vivir el estepeño sus celebraciones litúrgicas y procesionales. Y es que, si no fuera así, no sería comprensible que en un pueblo de 12.500 habitantes haya trece hermandades, nueve de pasión y cuatro de gloria, y todo lo que ello conlleva, es decir, menos de 1.000 habitantes por hermandad, un porcentaje que dice mucho del arraigo social que esta forma de expresión de la religiosidad popular, como son las hermandades, tiene en Estepa y que, discúlpenme la afirmación, por lo que puede tener de presuntuosa, aunque solo me estoy limitando a dar un dato numérico, no creo que se de en ningún otro pueblo de la provincia de Sevilla

PATROCINA ESTA ENTREVISTA
  • ¿Con qué proyectos afrontáis esta nueva legislatura?

Bueno, pregunta complicada, pues hablar de proyectos con lo que está cayendo resulta, cuando menos, arriesgado, pero, evidentemente, si hemos dado el paso de presidir esta institución, y no hablo ahora solo de mí, sino del resto de consejeros que me acompañan en esta nueva andadura, es porque estamos convencidos de que, sin desdeñar ni mucho menos lo hecho hasta ahora, se pueden hacer nuevas cosas que mejoren el funcionamiento del Consejo y, por ende, nos permitan estar en una posición más adecuada para servir al bien común de todas y cada una de la hermandades de Estepa.

Bajo este prisma, la primera tarea que nos hemos marcado a corto plazo es la redacción y aprobación de los nuevos Estatutos del Consejo, pues los actuales están totalmente desfasados y, en ningún caso, adaptados a las nuevas Normas Diocesanas, circunstancia esta que, por ejemplo, nos impidió en el anterior mandado poner en marcha un proyecto de restauración del Stmo. Cristo de la Misericordia, crucificado que preside anualmente el Vía-Crucis de Cuaresma que organiza este Consejo, para lo cual nos exigían estar inscritos en el Registro de Entidades Religiosas, cuestión que no pudimos llevar a cabo por no tener los estatutos adaptados. Por tanto, este es el primer proyecto que, si Dios quiere, es nuestra intención, llevaremos antes de que finalice el año, y si las circunstancias nos lo permiten, a una Asamblea General Extraordinaria para su aprobación.

En cuanto otros proyectos, ya he comentado antes que en breves fechas habrán concluido los trabajos de confección del Archivo documental del Consejo, cuestión esta que considero de vital importancia, y es que, en un pueblo como Estepa de tanta tradición cofrade, no era concebible que la institución que representa a todas sus hermandades no tuviese, en regla y a buen recauda, toda la documentación que en tanto años de vida había generado, permaneciendo hasta entonces en domicilios particulares a los que, en todo caso, hay que agradecerles su depósito y custodia en estos años en el que el Consejo no ha tenido una sede permanente, siendo este, quizás, el principal motivo de esta circunstancia, me refiero a la inexistencia del archivo.

Igualmente, como también ya ha quedado dicho anteriormente, hemos puesto en marcha el proyecto de recuperación documental de todos los pregones de la Semana Santa de Estepa, los cuales vienen celebrándose desde 1945, siendo el primer pregonero D. Francisco Montero Galvache, quien también ocuparía por segunda vez el proscenio en el año 1977, año a partir del cual dicho acto ha tenido lugar de forma ininterrumpida hasta el presente que, por los motivos de todos conocidos, no ha podido celebrarse. Proyecto sin duda alguna ilusionante, aunque arduo y laborioso que, no obstante, una vez concluido, permitirá poner en valor y al servicio de todo aquel que lo necesite, un archivo documental de indudable valor literario.

Finalmente, y al margen de lo que es consustancial a cualquier Consejo, como es la organización anual del Pregón de la Semana Santa y la Carrera Oficial, si quisiera comentar que es intención de la nueva Junta Superior, y así se ha trasladado ya al Pleno del Consejo, el cual ha dado su visto bueno, la organización de actividades culturales que sirvan para dar difundir y proteger el patrimonio cofrade de nuestro pueblo, y que, al menos inicialmente, se ha previsto que consistan en la edición de una publicación anual, donde la recaudación obtenida por la venta del libro que se edite se destine íntegramente a una labor social, así como la celebración de una actividad expositiva que, como he comentado antes, permita mostrar al visitante la gran riqueza artística que atesoran nuestras hermandades y cofradías.

  • ¿Abogas por un Consejo joven o uno más experimentado?

Pues si quiere que le sea sincero no me decanto ni por lo uno ni por lo otro, pues considero que una opción no es excluyente de la otra, y es que la experiencia no tiene por qué estar reñida con la juventud y, en todo caso, si tengo que decantarme por algo, es por el compromiso y por el convencimiento en un proyecto y, créame, de eso no tengo ninguna duda respecto de las cinco personas que junto conmigo conforman la actual Junta Superior, así como del resto de consejeros que integran el Pleno del Consejo, muchos de los cuales ya conocía del anterior mandato, presidido por Jesús Guerrero, y donde yo ocupaba el cargo general de Secretario.

PATROCINA ESTA ENTREVISTA
  • Para la persona que no la conozca y para presentarla a la Comarca de la Sierra Sur, ¿qué destacarías en positivo de la Semana Santa de Estepa? ¿Y en negativo?

En cuanto a la positivo, difícil me lo ponen, pues destacar en  breves líneas las excelencias de nuestra Semana Mayor resulta difícil y, sobre todo, temerario, y no por lo que diga, sino más bien, por aquello que deje de decir, pero bueno, si algo hay que destacar, por encima de cualquier otra circunstancia, es, sin lugar a dudas, su estética, su belleza plástica y su valor artístico, características que son extrapolables, en primer lugar, a la imaginería devocional y secundaria que, durante cada uno de los días de la Semana Santa, procesionan por nuestro pueblo, conformando la representación de la pasión y muerte y resurrección de Ntro. Señor Jesucristo según Estepa, y donde el visitante quedará extasiado con la expresividad de tallas portentosas del Hijo de Dios, y de su Madre, María Santísima, de extraordinaria factura e insignes imagineros; en segundo lugar, los pasos procesionales que, portados a hombros, los menos, o a costaleros, recorren las empedradas y empinadas calles de esta ciudad milenaria en “chicotás” de ensueño, pues de nuevo el visitante podrá ser testigo directo de un magnífico patrimonio nacido de las manos de grandes maestros de la gubia; y por último, como no podía ser menos en un pueblo que está declarado conjuntos histórico artístico nacional desde 1965, esa estética y plasticidad son también claramente visibles en una ciudad plagada de historia y de obras de arte, en la que junto a su impresionante conjunto religioso, en las que nuestras hermandades tienen su sede canónica, destaca también la arquıtectura urbana, que hace de Estepa un típico pueblo andaluz dieciochesco con casas de indudable hermosura arquitectónica

Por otra parte, otra cuestión que yo destacaría, y que considero muy relevante en cuanto a los posibles visitantes de la Comarca de la Sierra Sur,  ya que es una característica exclusiva de la Semana Santa de Estepa en este ámbito, es que la misma es muy completa, ya que abarca desde el Domingo de Ramos hasta el Sábado Santo, procesionando cada día imágenes que representan alguno de los pasajes de la Pasión de Cristo, sumando en su totalidad nueve hermandades, de manera que incluso durante dos días de las semana, concretamente el Martes y Miércoles Santo, son dos las hermandades que hacen su estación de penitencia por sus calles.

Finalmente, como no, destacar también la seriedad y compostura de los cortejos procesionales, tanto en el discurrir de la cofradía, como en la elegancia de los hábitos nazarenos, siendo en este sentido una Semana Santa ejemplar y que, sin temor a equivocarme, sorprenderá también al visitante.

En cuanto a la negativo, y esta es una opinión muy personal y hablo como Antonio Bustos, y no como Presidente del Consejo, y  no quiero que con ello se ofenda nadie, yo diría que sería la excesiva “sevillanización” que, en unos casos más que en otros, se ha producido en los tiempos y formas de sacar y poner en la calles nuestras procesiones, lo que ha provocado con el paso de los años una pérdida de idiosincrasia de nuestra Semana Santa, y por ende, de algunas tradiciones que daban identidad propia a la misma, y ello sin perjuicio de reconocer que esta transformación también ha traído sus cosas buenas, pero como se suele decir, en el término medio está la virtud.

  • Junto a ti te acompañan muchas personas en el Consejo, cuéntanos quiénes son y por qué los has elegido.

Bueno, antes de responder a la pregunta, me gustaría aclarar que la composición del Pleno del Consejo de Estepa es muy “sui géneris”, ya que su composición es mucho más numerosa de lo que es habitual en la mayoría de Consejos, y es que el mismo está compuesto por dos consejeros que, con anterioridad a la Asamblea de Elecciones, son designados por cada una de las trece hermandades de Estepa, debiendo indicar en el oficio que deben remitir al respecto con su designación, si presentan a alguno de ellos al cargo de Presidente. Una vez celebrada la Asamblea General de Elecciones, es el Presidente electo el que, entre los mismos, designa a quienes nuestros Estatutos denomina Cargos Generales y que, la sazón, son los que actúan como lo que sería una Junta Superior al uso.

Pues bien, hecha esta aclaración, y centrándome en los denominados Cargos Generales, y empezando por la última pregunta que me hacéis, decir que su elección ha respondido a una cuestión muy simple, confianza y reconocimiento a su buen hacer en el mundo cofrade, pues todos tienen una dilatada trayectoria en sus hermandades, así José Joaquín Luque Jurado, nuestro Vicepresidente, fue durante ocho años Hermano Mayor de la Archicofradía Sacramental de Paz y Caridad, amén de otros cargos ocupados con anterioridad en su Junta de Gobierno y, actualmente, es Diputado de Cultos de la Hermandad de Ntra. Sra. de los Remedios, habiendo ocupado, así mismo, este cargo general en el último mandato de Jesús Guerrero. Por su parte, el Secretario, Eduardo Chía Cruz, también  ha sido todo en la Pontificia Hermandad de San Pedro Apóstol y María Santísima de los Dolores, Hermano Mayor, Secretario, Tesorero y, actualmente, Diputado de Archivo Histórico. En cuanto al Tesorero, Carlos Almarcha Gómez, del mismo que los anteriores, ha ocupado cargos de relevancia en la Hermandad Sacramental de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Señora de los Dolores, así Teniente de Hermano Mayor y, actualmente, Vicesecretario, amén de a ver ocupado ya el Cargo de Vicepresidente del Consejo en un mandato anterior. Finalmente, en cuanto a lo que respecta a la Vicesecretaria y Vicetesorería, tanto Sergio Castellano Carmona como Enrique Borrero Castillo, respectivamente, también tienen una amplia trayectoria en la Hermandad de Ntro. Padre Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén y María Santísima de la Victoria, habiendo sido ambos Hermano Mayor de esta corporación y, actualmente, Delegado de Cultos, Formación y Protección de datos el primero, y Diputado de Cultos el segundo y, ambos también con una larga vinculación en el Consejo.

Por tanto, como verá, he sabido rodearme de personas perfectamente capacitadas para el puesto que ocupan, y respecto de las que no me cabe ninguna duda, pues en alguno de los casos he sido testigo de ello, de su gran capacidad de trabajo. En cuanto a mí, solo decir que espero estar a su altura.

  • Afrontas este reto en plena pandemia mundial donde no vivimos la Semana Santa tal y como la conocemos en 2020 y donde tiene pinta que no la vivamos tampoco en 2021… ¿cómo ve Antonio Vicente Bustos el futuro de la Semana Santa?

Pues después de los últimos acontecimientos, la verdad es que, como dice Vd. la cosa pinta mal y es que, ante todo, debemos ser realista y, al menos los que por suerte o p por desgracia, según se mire, tenemos en estos momentos un cargo de responsabilidad en este mundo de las cofradías, no debemos vender humo, las cosas son como son, y no como quisiéramos que fueran, pero lo importante es afrontarlas con serenidad y responsabilidad y, sobre todo, a diferencia del pasado año, con previsión, pues hoy si sabemos a lo que nos enfrentamos, hoy tenemos muchas más conocimiento de lo que se puede o no hacer, a diferencia de lo que nos ocurrió en el 2020, y por tanto debemos aprender de esa experiencia.

Ahora bien, dicho esto y respondiendo a la pregunta que me hacen, decir que Antonio Bustos no ve en absoluto peligrar el futuro de la Semana Santa tal y como la conocemos hasta hoy, al menos por esta circunstancia que hoy estamos viviendo, pues se trata de una cuestión coyuntural que nada tiene que ver con el sentimiento y la tradición que el pueblo andaluz tiene para expresar su fe y su amor a Dios, a su Hijo y a su Excelsa Madre, en la innumerables advocaciones que reinan en Andalucía. Es más, soy de los convencidos que esta situación, lejos de perjudicar, ha sido un acicate para revitalizar, cuando no más, activar la función caritativa que, en sus distintas acepciones, debe ser uno de los ejes principales de toda Hermandad. Ayudar al prójimo nunca está de más y, por desgracia, la pandemia que estamos viviendo nos está dando muchas oportunidades para ello, y esto no es más que otra forma de sacar a nuestros Cristos y a nuestras Vírgenes a las calles. Ya vendrán tiempos mejores, y no me cabe duda de que cuando así sea, nuestras calles y plazas volverán a inundarse de nazarenos, pasos y músicos, volverán a embriagarse  con el aroma del incienso, iluminarse con las llamas de las velas, enamorarse con las notas musicales de una marcha que suena o aplaudir emocionado tras una revirá de ensueño, y seguro estoy que lo hará con más fuerza que nunca, por el tiempo de espera transcurrido y la nostalgia del pasado más reciente, pero también por la lección aprendida. Tengamos fe y esperanza, esa es nuestra gran virtud, la de los seguidores de Cristo me refiero.

PATROCINA ESTA ENTREVISTA
  • ¿Tiene alguna alternativa la Semana Santa en Estepa? ¿Se ha pensado, se va a pensar o se está planteando?

Pues si le digo la verdad, no, pero tampoco es algo que me preocupe ahora mismo, pues creo que aún hay tiempo, y como comentaba antes, debemos hacer las cosas con calma y responsabilidad, y máxime cuando estamos viviendo una situación donde la información cambia constantemente. Ahora bien, como también comentaba antes, igualmente debemos ser previsores y, por tanto, habrá que ir viendo distintas opciones, pero sin volvernos locos. Yo no soy partidario de hacer inventos, aunque si habrá que estudiar alternativas que nos permitan vivir la Semana Santa con la mayor religiosidad y espiritualidad que nos sea posible, tal y como se nos han instado desde el propia Arzobispado, pero sin forzar la situación, no, además que, en última instancia, siempre deberíamos estar a lo que indicaran las autoridades civiles y religiosas, y ya hemos visto que la intención actual de Gobierno es prorrogar el estado de alarma hasta el 9 de mayo.

Ahora bien, dicho esto, también digo, y así lo he expresado ya en varias ocasiones desde que resulte elegido Presidente, que lo que si tengo claro es que la Semana Santa no será como nos gustaría, con los pasos en la calle, pero tampoco, al menos eso espero, como la del 2020, pues, en principio, nada impide que celebremos nuestros cultos internos, y eso ya de por sí es una diferencia considerable, pues podremos vivir la Cuaresma junto a nuestros Titulares y, bueno, si luego no podemos procesionarlos, pues tendremos que buscar alternativas que permitan acercar a los hermanos/as y devotos/as las imágenes de su devoción, para que todos puedan vivir, de forma distinta sí, pero con intensidad y espiritualidad, como decía antes, el día de la salida procesional.

  • ¿Cómo vivió usted la Semana Santa de 2020?

Pues la verdad que  con sentimientos muy contradictorios, y le explico. Al principio, la sensación era de total incredulidad, pues de no pasar prácticamente nada, según las informaciones que nos iban dando los “expertos”, y de tan solo tener que adoptar ciertas medidas precautorias, de repente, de la noche a la mañana, cambia todo, se decreta el estado de alarma, y todos confinados, y es entonces cuando esa sensación de incredulidad se empieza a mezclar con una enorme impotencia y rabia y, al mismo tiempo, temor por lo desconocido y, por tanto, de inseguridad en cuanto a qué y qué no se podía hacer dentro de los ámbitos de responsabilidad que, por aquellas fechas, me correspondían como Secretario del Consejo o Teniente de Hermano Mayor en mi Hermandad de Paz y Caridad. Son días complejos, de reuniones telemáticas y, por qué  no decirlo, de cierto nerviosismo.

Ahora bien, superado este primer momento de “shock”, y asimilado que, por mucho que quisiéramos, o lo deseásemos, era imposible y no había nada que hacer, le puedo decir que esa inquietud inicial se fue transformado poco a poco, como los buenos pateros, en una calma interior que me permitió vivir la Cuaresma, que aún quedaba, y la Semana Santa que aún estaba por venir, y ya sabíamos que no sería con procesiones en la calle, de una manera más relajada y reflexiva, y si bien es cierto que hubo una carga de emoción importante, pues los sentimientos y recuerdos se amontonaban en la mente, siendo las redes sociales, en este sentido, un aliado importante para dulcificar esa falta de cultos internos y externos, así como del propio  Pregón de la Semana Santa (el propio Consejo puso en marcha su canal de YouTube), le puedo asegurar que, al menos a mí, me ha servido para encontrarme de nuevo, y vivir la Semana Santa de una manera más espiritual, más silenciosa, más hogareña, en definitiva, alejada del bullicio que está implícito en cualquier desfile procesional y que, porque no decirlo así, a veces nos nubla las ideas, quedándonos únicamente en los superficial y olvidando un poco el por qué y para qué estamos aquí.

  • En positivo (aunque esta palabra sea odiada últimamente) ¿Qué tiene de bueno todas y cada una de las Hermandades de Estepa?

Buena pregunta, aunque complicada respuesta, no obstante, y respondiendo a la misma, si tengo que destacar un rasgo positivo común a todas las Hermandades de Estepa yo diría que es su formalidad y sentido de la responsabilidad pues, partiendo que no todas cuenta con el mismo respaldo social, ni tienen los mismos medios humanos y materiales, no obstante, todas, dentro de sus posibilidades, se afanan en el ejercicio de sus funciones conscientes de lo que son y, así, en cuanto asociaciones públicas de fieles de la Iglesia Católica cuyo fin primigenio es rendir culto público al Hijo de Dios, y a su Madre, María Santísima, las Hermandades estepeñas, independientemente de su carácter, penitencial o de gloria, realizan sus cultos externos con gran dignidad, decoro y seriedad, sabedores de la herencia devocional que atesoran, pero también, comprometidas con la realidad social que les rodea, nuestras corporaciones expresan esa responsabilidad  no dejando de lado el ejercicio de la piedad cristiana, siendo muchas las hermandades en los últimos años que, en mayor o menor medida, vienen realizado actividades diversas a través de sus Diputaciones de Caridad y Acción Social y, en algunos casos, de la mano también de sus Grupos Jóvenes, ejerciendo de forma ejemplar por tanto, y este es dato positivo que quiero destacar también del común de las hermandades, su capacidad y responsabilidad evangelizadora dentro de la sociedad estepeña.

Y en cuanto a que tiene de bueno cada una de las hermandades, para no cansar al lector, intentará describir con una sola palabra lo que, desde el punto de vista de esa función evangelizadora suponen para mí sus representaciones iconográficas, empezando por las de pasión y siguiendo por las de gloria y, en ambos casos, según el orden en el que hacen su estación de penitencia.

  • Ntro. Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén y María Stma. De la Victoria: Semillero de jóvenes y futuros cofrades.
  • Ntra. Sra. De las Angustias: Luto y pasión de todo un barrio.
  • San Pedro Apóstol, Stmo. Cristo de las Penas y María Stma. De los Dolores: El perdón y el arrepentimiento de todo un pueblo.
  • Stmo. Cristo del Amor y Mª Stma. Del Valle (Los Estudiantes): El Amor a Dios que se desgrana en Vía-Crucis.
  • Dulce Nombre de Jesús, Stmo. Cristo de la Humidad y Paciencia y Mª Stma. De la Paz: La sonrisa de Dios hecha niño, y signo de bendición para su pueblo.
  • Stmo. Cristo de la Salud, Ntra. Sra. De la Amargura y San Juan Evangelista (El Calvario): Devoción franciscana a los pies de la Cruz.
  • Stmo. Cristo Amarrado a la Columna, María Santísima de la Esperanza y  la Inmaculada Concepción de María: La Cariad como estandarte de Fe y Esperanza.
  • Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. De los Dolores: Devoción y camino de salvación para su pueblo.
  • Santo Entierro de Cristo, Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ntra. Sra. De la Soledad: El sacrificio más grande por el amor al prójimo.
  • Ntra. Sra. De los Remedios: Un barrio entero Bendecido por su Madre.
  • Señora Santa Ana: Amor de Madre de una Abuela que es Reina de su Barrio
  • Ntra. Sra. De la Asunción, Patrona de Estepa: Guía y Protectora de todo su pueblo.
  • Ntra. Sra. Del Carmen: Madre de un septiembre enardecido.

HAZ CLICK AQUÍ PARA SEGUIR A LA PÁGINA OFICIAL DE FACEBOOK DEL CONSEJO DE HHCC DE ESTEPA

LA ENTREVISTA EN CORTO
  • Una flor: el clavel
  • Una marcha: Corona de Esperanza
  • Una revirá de qué paso de Estepa: San Pedro por la calle Cristo de la Sangre
  • Un paso de Misterio de Estepa: Santísimo Cristo Amarrado a la Columna.
  • Un paso de Palio de Estepa: Ntra. Sra. De los Dolores de la Hermandad de Jesús.
  • Una Banda de Cornetas y Tambores: Tres Caídas.
  • Una Agrupación Musical: Paz y Caridad
  • Una Banda de Música: Amigos de la Música de Estepa
  • Un día de la Semana Santa: Domingo de Resurrección
  • Una iglesia: Los Remedios
  • Un recuerdo al entrar en una iglesia: mi padre
  • Un deseo: Que aprendamos de lo vivido.
PATROCINA ESTA ENTREVISTA
Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas