Entrevista a María Brenes, restauradora del retablo mayor de Santo Domingo

imageimageEl Cuartelillo continúa apoyando los bienes tanto humanos, como materiales, de su pueblo, por ello en esta ocasión hemos entrevistado a la tercera persona de Osuna y la ultima que nos quedaba, que restauran el retablo mayor de Santo Domingo. Hemos hablado con María Brenes y esto fue lo que nos contó:

Antes de nada, ¿Quién es María Brenes?

Ursaonensa de 22 años estudiante de grado en conservación y restauración de bienes culturales, inquieta y preocupada por el patrimonio artístico que tanta importancia tiene en nuestra sociedad.

– ¿Qué titulación tienes?

Este curso que comienza en septiembre concluyo mi Grado en Conservación y Restauración de Bienes culturales en la Universidad de Sevilla.


– ¿Has realizado alguna obra o trabajo o aún sigues en proceso de formación?

No había tenido la suerte de realizar ningún trabajo tan importante como este ya que aún sigo en formación, aunque si he realizado trabajos prácticos sobre escultura y pintura en la propia universidad.

– ¿Cómo accediste a poder realizar la intervención en los retablos de Santo Domingo?

Las prácticas fueron anunciadas a través de un cartel informativo que comenzó a circular por las redes y al cual tuve acceso a través de distintos correos por parte de la propia universidad, profesores y compañeros. La noticia tuvo gran difusión y nos la hicieron llegar por todos los medios posibles. El procedimiento a seguir para formar parte de esta plantilla que se compondría por 12 estudiantes pasaba por el envío del curriculum y la selección para una entrevista personal.


– ¿Es un honor para ti trabajar por el patrimonio de tu pueblo?

Es todo un orgullo haber podido formar parte de este gran proyecto de tanta importancia para Osuna, ya que todos los días un estudiante no tiene la oportunidad de intervenir y ayudar en una obra de tal calibre como es el retablo mayor de Santo Domingo. Se nos ha ofrecido la oportunidad de poner nuestro granito de arena en este gran intervención de la forma que mejor sabemos hacerlo: restaurando. Para mí ha tenido un valor añadido poder aportar mi trabajo a esta restauración porque la considero como propia. Ya había colaborado antes en otras actividades que se realizaron por parte de la parroquia para la recaudación de fondos para la obra y supone una gran satisfacción aportar también mi trabajo para la finalización de esta empresa.

Sabiendo de las ganas que tiene Osuna de ver Santo Domingo abierta, ¿Qué sensaciones te transmiten aquellos que saben que trabajas diariamente dentro de la misma?

Todos aquellos que nos reconocen por nuestro uniforme, o bien familiares y amigos que saben que nos encontramos realizando esta labor muestran gran entusiasmo por saber y conocer cómo ha ido desarrollándose el proyecto en todo momento. Produce una gran satisfacción saber que el pueblo apoya esta intervención tan significativa y que verdaderamente está implicado en ella de una forma u otra.
Muchas personas preguntan detalles del retablo que desde abajo no conocen y sobre curiosidades del mismo.

– ¿En qué consiste exactamente el trabajo que realizas?

En primera instancia, el proceso se presentaba como una intervención preventiva sobre el Retablo Mayor de esta Iglesia que consistiría únicamente en la limpieza de éste y la consolidación del soporte. Gracias al magnífico trabajo que se ha realizado por parte de todo el equipo ha sido posible reintegrar la obra, lo cual ha supuesto una gran satisfacción para todos por la experiencia que esto supone para nosotros y el aspecto del que se ha dotado al retablo ya que se han superado la previsiones que se realizaron al comienzo.

Estáis restaurando el retablo mayor, ¿Estaba en tan malas condiciones?

Los daños que sufría el retablo son los propios del paso del tiempo, polvo y suciedad en general, además de distintas intervenciones que han sido realizadas a lo largo de los años, con mayor o menor fortuna, debido a los criterios de restauración que se utilizaron en cada momento.

Cuando se terminen las restauraciones, ¿Qué trabajo te gustaría realizar o verte inmersa?

En primer lugar me gustaría finalizar mi formación para poder tener la oportunidad de formar parte de futuras restauraciones que se lleven a cabo en nuestro pueblo, que destaca por su gran riqueza patrimonial, o en cualquier parte que sea necesario recuperar obras con el fin de que la sociedad pueda seguir disfrutando de ellos como se ha hecho siempre.

Desde tu experiencia, ¿Tiene Santo Domingo un patrimonio histórico del cuál no somos conscientes?

Santo Domingo posee un patrimonio de gran calidad que hemos podido estudiar y conocer detenidamente gracias a la restauración de las esculturas y relieves que componen su retablo mayor. Tanto las obras que se sitúan en los lugares más altos, como las que están a la vista del observador de a pie son de una calidad espectacular, lo cual lo hace aún más sorprendente.
Además de la riqueza de los retablos laterales, algunos en madera, otros cubiertos de pan de oro, destacan también el coro y el órgano.

Para muchos que no lo recuerden, Santo Domingo se caracteriza por muchas joyas que posee en su interior, ¿qué nos puedes contar sobre el patrimonio que posee esta iglesia señera en Osuna?

En primer lugar recordar que este retablo fue realizado por los dominicos Diego de Velasco y Jerónimo Hernández a finales del siglo XVI. Está presidido por la imagen de Santo Domingo que actualmente se encuentra en la Colegiata. Sus relieves relatan la vida de Jesús y la mayoría de sus esculturas representan a santos dominicos.

A nivel de anécdota puedo contar que dentro del trabajo que he realizado, me correspondió una parte del retablo en el que aparecía una figura de San Pedro que ya había sido intervenida en el pasado. Al proceder a su limpieza se pudo descubrir que se trataba de San Pedro de Verona al aparecer una inscripción en la peana del mismo. Sin embargo esta figura no tenía los atributos propios de este santo (un cuchillo en la cabeza y un puñal en el pecho). Una vez comprobado que la figura pertenecía a uno de los dominicos ilustres se procedió a completar dicha figura con los atributos antes mencionados, que fueron realizados en nuestro taller.

Algo que quieras comentar al lector de El Cuartelillo

Ante todo agradecer a Antonio Gamero Osuna y Agustín Martin de Soto por haber decidido contar con nosotros, por ser grandes profesionales dispuestos a dar todo de su parte; a mis compañeros por ser tan trabajadores y formar gracias a todos un equipo increíble; al Vicario Episcopal de la Zona Sur y párroco de la Asunción D. Antonio Jesús Rodríguez Báez por ofrecer y dar todo lo posible para hacer que nuestra estancia en las prácticas haya sido perfecta; al arzobispado por ofrecer esta oportunidad a estudiantes con muchas ganas de aprender y poner todos sus conocimientos a prueba; al pueblo de Osuna y a toda nuestra gente por mostrar ese interés tan profundo por que el proyecto se lleve a cabo; y por último al Cuartelilllo por darme la oportunidad de poder contar mi primera experiencia como profesional de la restauración.

Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas