Domingo de Ramos para Valientes

El día comenzaba con una lluvia intensa -haciendo estragos en la procesión de palmas-, creando un gran desconcierto entre los hermanos de la Hermandad del Dulce Nombre; pero a las 17:00 horas cumpliendo con el tópico británico, se abrían las puertas de Santo Domingo y la Cruz de Guía con paso firme y decidido comenzaba la primera estación de penitencia de esta Semana Santa 2018.

Tras la salida del paso del Dulce Nombre de Jesús, el cielo comenzaba a llorar de alegría al ver como Jesús entraba triunfante a lomos de su borriquilla ante un joven e inocente jardín de palmas, pero no

 

quedaría ahí la cosa, cuando un pececito llamado Gabriel quiso que a Nuestra Madre y Señora de los Desamparados le

cayera una lluvia de pétalos, que hasta el mismo Sol hiciera acto de presencia cuando la Hermandad se aproximaba a Carrera Oficial. A medida que transcurría la tarde, el frío comenzaba a pronunciarse, aunque no fue suficiente para que el pueblo no dejara de acompañar

a los protagonistas del Domingo de Ramos.

El pópulo sin ganas de que finalizara tan esperado día, y aguantando como una gélida brisa golpeaba sus rostros, esperaba impaciente a las puertas de la iglesia para ver como a sones de »Mi Amargura» terminaba un domingo para valientes.

El acompañamiento musical de El Niño Perdido y La Borriquita, sería la Banda Juvenil de Cornetas y Tamboresde las Tres Caídas de Sevilla, mientras que al Palio de la Virgen de los Desamparados sería la ursaonense Banda de Música Villa de Osuna.

En cuanto a los estrenos, se estrenaban las caídas del paso del Dulce Nombre de Jesús y  la marcha »Madre de los Desamparados» de Francisco Manuel Sánchez Aguilar.

Cabe destacar, que la fila de los nazarenos en su gran mayoría se compone de niños, y que durante el recorrido, se puede apreciar un bendito desorden, aunque este año, por la incertidumbre meteorológica se han visto menos chiquillos, pero siempre manteniendo esa alegría que les caracteriza.

La llegada se produjo un poco antes de la hora prevista, momentos que también ayudaron a combatir el frío que asolaba la Plaza del »Bacalao».

Desde el equipo de El Cuartelillo, queremos dar la enhorabuena a la Hermandad por ser valientes a la hora de tomar difíciles decisiones, y por la magnífica y sencilla estación de penitencia que han realizado.

Fotos realizadas por Francisco Segovia.

Comenta con Facebook

Noticias Relacionadas