El lector

Parejo y Cañero Intermedio fijo

No ha pasado ni media hora desde que acabé esta novela. Mientras tecleo en el ordenador, el ejemplar, prestado, reposa sobre la mesa a escasos centímetros de mi mano izquierda. Miro su cubierta de una forma muy distinta a como la miraba cuando me lo prestaron recomendándomelo: he pasado de la pereza y la indiferencia del primer momento a la fuerte impresión producida por su lectura. Recordaba su adaptación cinematográfica —The reader (Estados Unidos, 2008)— como algo aburrido y demasiado largo. Una muestra más de cómo las adaptaciones cinematográficas de buenas novelas suelen ser fallidas.

Escrita en una veraz, directa y amena primera persona, la novela El lector, escrita por Bernhard Schlink (Alemania, 1944), cuenta una de las más terribles, apasionadas y honestas historias de amor que haya conocido nunca, ya sea en la literatura o en la vida real. Cuando acabé su lectura permanecí unos minutos inmóvil, traspuesto, intentando comprender quién soy yo para juzgar una historia así, cómo puede juzgarse un pueblo entero por las atrocidades cometidas por parte de una generación, quiénes somos nosotros, quién es nadie para juzgar a los demás. Hanna Schmitz, mujer brutal, a veces delicada y perfectamente creíble, simboliza y representa toda una generación de personas faltas de preparación y recursos económicos que tuvo que enfrentarse a unos tiempos y a un sistema en el que no existían las posiciones tibias. O estabas con ellos o contra ellos. Si estabas en contra,o huías del país o morías, y si estabas con ellos acababas siendo cómplice de alguna manera de los más horribles asesinatos. Frente a ella, la figura de Michael Berg, un débil adolescente que se ve arrollado por la carnalidad, la vitalidad y el misterio de una mujer veinte años mayor que él, representa la pureza de una parte de la población alemana, instruida en los libros pero hasta entonces ignorante del pasado reciente de su país, jóvenes que descubren con horror su pertenencia a una generación hija de otra culpabilizable de esos asesinatos, perpetrados, quizá, por sus padres, sus abuelos o por el señor o la señora con los que acaban de cruzarse por la calle.

La novela contiene una emocionante defensa de los libros y la lectura y, gracias al aporte de dos mentores—hombres maduros pero ignorantes del abismo al que se enfrenta el protagonista—, unas reflexiones de índole moral tan necesarias como dolorosamente humanas. Llama también la atención la estructura de la narración, dividida en tres partes perfectamente dependientes cada una de las demás pero unidades en sí mismas.

Nada de todo esto se transmitió a la película, de la que solo se salvaba la rotundidad del personaje de Hanna, interpretado por una genial Kate Winslet. Mejor la novela.

 

Bernhard Schlink, El lector, Barcelona, Anagrama, 2009 (17ª ed; la 1ª es de 1997), traducción de Juan Parra Contreras. (Der Vorleser, 1995).

 

Imagen: Fotograma de la película.

 

Víctor Espuny

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…