El indomable Diego Ventura. Crónica y galería de la tercera de feria

Rui Fernandes, Diego Ventura y Lea Vicens a hombros en el festejo que cerró la feria taurina de Osuna

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Cuando se pone el corazón, la garra y la pasión al servicio de cualquier cosa que se hace en la vida surgen obras como la que Diego Ventura ha realizado hoy en la plaza de toros de Osuna. Si a esto le sumamos un público dispuesto a disfrutar de cada detalle, la simbiosis es casi perfecta. De nuevo, la terna en pleno ha salido a hombros consumando un pleno que demuestra por si solo lo acontecido en el coso de San Arcadio en la recién terminada Feria de Mayo.

El portugués Rui Fernandes no acusó en ningún momento la escasez de contratos. Desde el primer momento dejó patente su disposición poniendo todo lo que le faltó a su primer adversario. Tras el rejón de castigo, se dejó llegar en la faena, demasiado en ocasiones, lo que le llevó a marrar en los pares de banderillas a dos manos. Consiguió una oreja. A su segundo astado, toro de bastante más entidad que el anterior, le colocó dos rejones de castigo tras una fulgurante salida del animal. Ejecutó una faena de transmisión en los tendidos y estuvo espectacular y vistoso en los cites. Tras un rejón de muerte fulminante, logró arrancar los dos apéndices al de la Castilleja.

Diego Ventura llegaba con la tranquilidad de saberse querido en Osuna y, una vez más, no defraudó. Después de un recibo poderoso de Ventura al toro que le tocó en suerte, no anduvo fino con el rejón de castigo. En su primera faena expuso el pecho de los caballos y trató de incitar la embestida de un toro demasiado parado para el toreo del de la Puebla. No obstante, su voluntad hizo el resto y logró dos orejas. En el quinto de la tarde llegó el punto álgido del festejo. De nuevo, y al igual que ocurriera con el portugués, el segundo de su lote fue un toro de mayor entidad que requirió de la colocación de dos rejones de castigo. Expuso lo indecible dejándose llegar en el toreo a dos pistas y citó de frente en espectaculares quiebros a lomos de Fino. Si algo esperaban los asistentes, era ver en acción a Dólar, con el que sin cabezada colocó una banderilla en los mismos medios logrando así la apoteosis que le empujaron a cortar los máximos trofeos tras el uso del descabello.

La francesa Lea Vicens estuvo aseada en su primero. Acusó quizás la amazona lo parado de su lote, lo que le llevó a fallar en repetidas ocasiones en la colocación de las rosas y banderillas. A pesar de ello, puso todo cuanto estuvo a su alcance y en el último de la tarde no obtuvo mayor premio por el mal uso del rejón de muerte. Oreja y oreja que la han llevado a acompañar a los otros dos actuantes a hombros por la puerta grande.

Festejo pues de menos a más que supone un colofón digno para una feria taurina digna trabajada, una vez más, por el equipo de Tauroemoción.

Plaza de toros de Osuna, casi lleno. Toros de la Castilleja, desiguales de presentación, juego y hechuras para los rejoneadores:

Rui Fernandes: oreja y dos orejas

Diego Ventura: dos orejas y dos orejas y rabo

Lea Vicens: oreja y oreja

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…