El Hospital de Osuna estudia a 2.600 embarazadas para detectar precozmente anomalías congénitas

Parejo y Cañero Intermedio fijo

El Hospital La Merced de Osuna ha estudiado desde 2008 hasta la actualidad a 2.600 embarazadas con objeto de anticiparse al surgimiento de cromosomopatías en el feto. Ello se debe a que las alteraciones en los cromosomas afectan a uno de cada 500 fetos y son responsables de una elevada proporción de abortos espontáneos y enfermedades infantiles y adultas, de ahí la importancia de que sean detectadas a tiempo.

El programa de cribado prenatal de la Consejería a de Salud comenzó a implantarse a finales de 2008 en el centro de salud de Marchena, desde donde fue incorporándose al resto de centros de salud y consultorios del Área de Gestión Sanitaria de Osuna. Este plan de asistencia al embarazo consiste en la realización de una serie de análisis en el primer trimestre de embarazo, concretamente una determinación analítica (semana 10 a 12) y una traslucencia nucal, (de la semana 11 a la 13) enfocada a detectar anomalías cromosómicas en el feto y consistente en una ecografía de alta resolución realizada en consulta de acto único por profesionales acreditados. Esta primera visita se realiza en Atención Primaria, pues se considera el momento más adecuado para el inicio de los estudios analíticos.

Posteriormente, el resto de estudios son realizados en Atención Especializada. También durante el primer trimestre gestacional, a la paciente se le realiza un cribado prenatal donde se analizan posibles enfermedades de tipo neuronal y también se contempla la detección de la rubéola, la toxoplasmosis, la sífilis y el VIH.

En el segundo trimestre se realiza un cultivo de orina, un estudio de diabetes gestacional y una prueba para la detección de la hepatitis B, mientras que en el tercer trimestre de embarazo, se lleva a cabo un último estudio para la detección del estreptococo B hemofílico.

En todos los centros de salud o consultorios de este área sanitaria se lleva a cabo la extracción de sangre el mismo día de la consulta ecográfica. Estas muestras sanguíneas permiten la realización de las pruebas bioquímicas y el cálculo de riesgo, tras el cual se realiza y emite un informe de los resultados.

En este programa de cribado prenatal intervienen las Unidades de Gestión Clínica de Laboratorio, los equipos de matronas y médicos de familia de los centros de salud de Atención Primaria del área y la Unidad de Atención a la Mujer y al niño del Hospital de Osuna. Un trabajo coordinado que garantiza la continuidad asistencial del programa, enmarcado en el Proceso Asistencial Integrado de Embarazo, Parto y Puerperio de la Consejería de Salud.

Además de los 2.600 cribados efectuados en el primer trimestre de embarazo, el Área de Gestión Sanitaria de Osuna ha llevado a cabo en estos tres años un total de 49 amniocentesis, prueba prenatal común en la cual se extrae una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizarla. Como resultado de dichas pruebas, se han detectado dos síndromes de Down y un síndrome de Klinefelter (anomalía cromosómica).

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *