El bizcocho marroquí: receta, origen y actualidad

Será uno de los regalos con el que Juanma Moreno agasajará al Papa Francisco en una audiencia durante el día de hoy

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, será recibido este jueves 21 de marzo en audiencia por su Santidad el Papa Francisco en el Vaticano.

Será la primera vez que un Papa reciba a un presidente de la Junta de Andalucía y tratarán temas como la inmigración, cambio climático, el proyecto Senderos del Rocío, entre otros temas.

Especial atención han merecido por parte de los medios de comunicación los regalos con los que Moreno Bonilla obsequiará a su Santidad.

Entre ellos destaca el bizcocho marroquí, uno de los productos estrella de la repostería conventual de la provincia de Sevilla.

Es un producto natural que cuenta con pocos ingredientes, y sencillos, pero con una elaboración muy delicada que no puede contar con cambios de temperatura o corrientes de aire que puedan acabar con su esponjosidad. Este bizcocho que se presenta de manera triangular se realiza con huevo, azúcar y almidón de trigo. Nada más.

Su origen puede fijarse en 1583, cuando el arzobispo de Sevilla don Rodrigo de Castro autorizó a las hermanas Luisa, Catalina, y Francisca, hijas de Cristóbal Marroquí, a fundar un convento en un palacio de Écija y ése es el verdadero origen del nombre, el apellido de las fundadoras de aquel convento.

Allí se estuvieron haciendo hasta que en 2014, el convento se cierra y sor Pilar, con 90 años, única hermana de la Orden de la Inmaculada Concepción con vida que conocía la receta fue destinada al Monasterio de la Purísima Concepción de Osuna. Allí se la enseñó a sus nuevas hermanas y actualmente es la única fuente de ingresos del convento.

Lee también

Desde allí parte una caja perfectamente preparada por las hermanas de la OIC para su Santidad que han preparado con muchísimo cariño, según nos comentaba ayer sor María Dolores Iglesias, madre abadesa del Monasterio ursaonense.

No obstante, desde 2014, la ciudad de Écija se movilizó rápidamente y las monjas dominicas del convento de Santa Florentina, conocedoras de la receta desde mediados del siglo XX, prosiguieron con la fabricación de un bizcocho que forma parte del orgullo de los ecijanos desde hace siglos.

Los bizcochos marroquíes, un manjar que se puede degustar tras un “Ave María Purísima” en los tornos de Osuna y Écija o tras un click a través del ordenador o del teléfono móvil.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)