El abogado ursaonense Manuel Pérez Peña ha sido citado por el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea para que exponga su reclamación de devolución de cantidades de las cláusulas suelo no cobradas

Acudirá el 26 de abril a Luxemburgo para defender cantidades cobradas de más por los bancos con anterioridad a 2013 y no restituidas

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Conversamos tranquilamente con Manuel Pérez Peña, abogado nacido en Osuna, “orgulloso de serlo” y seguidor asiduo de El Pespunte con despacho en Sevilla capital.

Es noticia en estos días porque se este abogado está citado el 26 de abril en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en Luxemburgo para exponer su petición de que un banco devuelva a sus clientes la totalidad de las cantidades cobradas de más desde la firma de su hipoteca en 2006, y no solo desde la sentencia del Tribunal Supremo de 2013 que declaró ilegales esas cláusulas pero sin efecto retroactivo antes de ese año.

El ursaonense, que fue directivo provincial de un banco antes de ejercer la abogacía, luchará por los que ya habían recibido la devolución entre 2013 y 2016 y aclara que “no es cosa juzgada, es que no se les ha devuelto todo el dinero”. Hubo una sentencia por la que se les devolvió desde 2013 lo cobrado de más por la cláusula suelo, pero el abogado se acoge a una sentencia del 22 de diciembre del TJUE que establece que se debe aplicar con derecho retroactivo desde el principio, es decir, desde que se comenzara a aplicar la hipoteca y la cláusula suelo.

Pero, ¿se puede plantear una demandad sobre una cosa juzgada? En principio Manuel Pérez Peña nos aclara que “en Derecho no, lo que ocurre es que yo estoy defendiendo es que una cláusula que es nula y se le ha devuelto una cantidad, nada impide pedir las cantidades que faltan. Y, como no lo quiere devolver la justicia española y me han aceptado la prejudicialidad, voy a defenderlo ante el Tribunal de Justicia Europeo porque allí han querido escuchar mi petición”.

 

Manuel, su despacho (Portero y Peña Abogados) hizo una apuesta firme y decidida hace ya años en el tema de las cláusulas suelo. ¿Veían desde el principio que era una cláusula abusiva?

Sí, yo fui director de banco, en concreto director provincial de Banco Mapfre en Ciudad Real, antes ocupé otros cargos directivos en la entidad bancaria hasta 2004, momento en que decidí ejercer la abogacía. Las principales gestiones que yo hacía en el banco eran hipotecas y préstamos personales. En mayo de 2013 cuando salió la sentencia del Tribunal Supremo, en donde declaraba las cláusulas nulas, en seguida me hice con la sentencia y al leerla, aunque era muy extensa, en menos de 24 horas tuve claro que las cláusulas eran abusivas. De todas maneras, ya teníamos noticias desde el año 2010 porque fue un juez de lo Mercantil de Sevilla el que estableció que el establecer un tipo mínimo de interés, que es la cláusula suelo, era abusivo. Le hicimos un seguimiento y no esperábamos la ratificación del Supremo porque la Audiencia Provincial de Sevilla le quitó la razón y dijo que no. Fue el Tribunal Supremo el que lo explicó meridianamente claro. Lo que el Supremo sí hizo muy mal fue devolver solo lo cobrado de más desde mayo de 2013, dejando sin cobrar por no darle efecto retroactivo a esa declaración de nulidad desde antes. Es decir, si una hipoteca se firma en 2004 y tú demandas en 2014, según el Tribunal Supremo solo vas a cobrar lo que te han cobrado de más de la cláusula suelo, aunque se declare nula, desde mayo de 2013. Eso va en contra de la jurisprudencia y de la propia normativa española y europea. Aun así, hasta el 21 de diciembre de 2016 el Tribunal de Justicia Europeo no estableció la retroactividad de esa cláusula. Pero los jueces y  los tribunales españoles deciden que el que ya ha tenido un juicio entre el 2013 y el 21 de diciembre de 2016 y se le ha devuelto desde mayo de 2013 ya no pueden reclamar, es cosa juzgada. Nosotros nos opusimos a esa decisión en un caso concreto, en otros los hemos ganado, es curioso. Pero en un caso concreto nos lo echaron para atrás y tuvimos que ir al Tribunal de Justicia Europeo. ¿Cómo se hace eso? ¿Cómo se juzga al Tribunal de Justicia Europeo? Realmente un abogado no puede acceder directamente. Cuando hicimos el recurso de casación (recurso extraordinario que tiene por objeto anular una sentencia judicial), hicimos un escrito al Tribunal Supremo para que se planteara una cuestión prejudicial: ¿podemos reclamar esa cuantía aunque ya hay una sentencia que establece la devolución desde mayo de 2013? Y eso es lo que se ha planteado en el Tribunal de Justicia Europeo. Se plantea si es cosa juzgada o, incluso, si el juez puede o tiene que darlo de oficio, si es una cuestión de oficio por parte del Tribunal o de cualquier juez.

 

Su inconformismo les ha llevado ahora hasta Luxemburgo. ¿Van a por todas?

Son más de 10.000 familias en Andalucía los que han obtenido sentencia entre mayo de 2013 y 21 de diciembre de 2016 que no han cobrado lo anterior. Vamos al Tribunal de Justicia Europeo a por todas porque ya no caben más recursos. Si nos dan la razón, evidentemente muchas familias cobrarán ese dinero y si no nos la dan, no lo cobrarán. Por tanto yo te diría “hemos ido a por todas”. La cita será el día 26 de abril en Luxemburgo.

 

¿Qué esperanza tiene de ganar?

Hay que ser humilde como abogado. No depende de mí, depende de que se firme una sentencia por los magistrados del Tribunal de Justicia Europeo. Lo que sí tengo es convencimiento al 100% de que llevo razón jurídica, no opinión. Con eso, sinceramente, espero ganar.

¿Ha llevado casos de ursaonenses en su bufete?

Sí, varios casos. Y estamos muy contentos porque todos han ido fenomenal. Es más, los ursaonenses que han cobrado con nosotros lo han hecho desde el principio. A estas familias les ganamos precisamente no desde mayo de 2013. En nuestro despacho, un 90% ha cobrado desde el principio, no desde mayo de 2013. Supimos hacer una demanda, creo que muy buena, donde conseguimos que los jueces pagaran esas cantidades.

 

Su presencia en prensa y la actividad en las redes sociales le han llevado a tener clientes por toda España.

Nos expandimos, más que por publicidad, por redes sociales y Diario de Sevilla se hizo eco, al igual que gran parte de la prensa. A través de Facebook contactamos en toda España con clientes que tenían este problema. Nuestro impulso fue la minuta que cobrábamos, porque era muy asequible. Cobrábamos 600 euros para interponer la demanda, incluido IVA y procurador y ahí no teníamos competencia porque en Barcelona y Madrid cobraban entre 4000 y 2000 euros. Nosotros hicimos asequibles a familias pequeñas cobrar eso, con la fortuna de que los letrados (los distintos despachos) nos copiaron y se puso como norma cobrar 600 euros. Y nos ha ido muy bien. Tan bien que hemos llegado a tener 29 despachos. Me siento orgulloso de haber abierto en Las Palmas de Gran Canarias, Tenerife, Coruña, Badajoz, Madrid, Barcelona, Bilbao… así hasta 29. Ya no hay esa avalancha que había antes, por lo que no tenemos esas oficinas, pero seguimos teniendo abogados que trabajan en exclusiva para nosotros con cláusulas suelos y atienden a los clientes que les enviamos.

 

Álvaro Reina

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…