Editorial: La calle Sevilla: Obras de “otro planeta”

Parejo y Cañero Intermedio fijo

 

Todo es relativo, la mecánica clásica y la moderna, con Einstein como abanderado, lo han demostrado. Y nada más relativo hay que el tiempo. No es lo mismo esperar a que te esperen. Pasa más rápido un partido cuando se juega con el marcador en contra que cuando se gana por la mínima. Y no es lo mismo recorrer a pie la calle Sevilla que ir a Marte ¿O sí?

Se deja abierta esta cuestión porque es muy llamativo que se haya tardado más de un año en recorrer poco más de 200 metros, y sin embargo, en 8 meses se ha llegado a Marte que se encuentra a unos 55 millones de kilómetros de la Tierra.

Es cierto, que el recorrido ha sido al paso de la obra, que debió ser complicada porque se reabrió la zanja comprendida entre los cantillos del Carmen y la Peña Bética un par de veces. Pero también es cierto que las obras tardan más o menos dependiendo de la fecha. No es lo mismo una obra en un periodo sin elecciones, que se puede alargar lo que se quiera para mantener contento al electorado, que las obras previas a comicios, en las cuales se arreglan calles y se hacen rotondas como churros (vulgo “jeringos”) para ganar adeptos.

Sin desmerecer la dificultad inherente a la obra, huelga decir, que siempre se pueden poner a trabajar a dos cuadrillas, en dos turnos, pero claro, entonces el trabajo se termina en lo previsto y no en lo que conviene, y ya no se sabe qué hacer con el personal. Aunque seguro que si damos una vuelta por nuestra amada Villa, encontraremos cosas que mejorar, como por ejemplo una Iglesia de Santo Domingo, una limpieza de los restos arqueológicos en la Travesía de la Universidad, o bien el acondicionamiento de la zona de la otrora muralla de la “Frontera” cristiano-musulmana.

Si bien pudiera ser ventajista el dicho aquél de “uno trabajando y dos mirando”, el responsable final es la patronal (Ayuntamiento), que es quién debe marcar los plazos. Y si no hay suficiente dinero, pues una bajadita a los sueldos (la misma cantidad que se aumentó allá por Mayo de 2011) y seguro que hay algunos miles de euros más para lo que realmente importa, que es Osuna.

 

 

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *