Editorial Enero. Osuna, capaz de lo mejor y de lo peor a la vez

Parejo y Cañero Intermedio fijo
Osuna encara un nuevo año y el horizonte no parece muy limpio. Todos los mensajes parecen positivos y esperanzadores. Las autoridades y la gente por la calle manifiesta una cierta alegría, una nueva forma de ver las cosas, quizás en parte por las próximas elecciones. Claro que todo es en parte real y un poco también ficticio. Sí, porque una cosa es lo que se puede contar, hablar, entender… y otra muy distinta la que se ve a diario y esto es desgraciadamente lo mismo que se lleva viendo desde hace mucho tiempo, tal vez desde hace ya más tiempo del deseado.

En este inicio de año hemos tenido tiempo de descubrir que la violencia y la inseguridad son situaciones a los que el ciudadano de a pie, el “paleto” como muchos gusta definir cariñosamente, debe aguantar y entender como normal. Pero esto no debe ocurrir, no se puede mirar para otro lado, seguir pensando (engañándose) de que no ocurre nada, que “sólo son unos cuantos” porque ni es la solución ni es del todo cierto.
Claro que son unos cuantos, porque si fueran más la cosa sería para preocuparse. Ocurre que no parece que existan soluciones a corto plazo y tal vez esto es lo más preocupante.

Ya se sabe que cuando una herida no cura bien molestará más y tardará más en sanar. Eso es lo que ocurre en nuestro pueblo en algunos aspectos. Para muchos, incluido el juez de Granada que citaba un lector, el problema radica en la inmadurez del sistema democrático español, porque sólo llevamos 30 años en democracia. Parece acertada dicha hipótesis, pero es que lo malo es que esos 30 años no parece que estén mejorando al país, a la sociedad en general, sino todo lo contrario. Parece que estamos en una adolescencia loca y sin rumbo, como la de un hijo que no tiene padres, un amigo o una persona que no tiene quien le pueda ayudar y guiar. Lo malo es que nadie puede ayudar a la sociedad ni a ese niño adolescente que podemos parecer en conjunto si ellos no quieren ser ayudados. Claro que eso que tanto preocupa a la opinión pública no parece estar presente en programas políticos, empresas, fundaciones, asociaciones…

En el caso de la persona, ésta se desarrolla con la inestimable ayuda de los demás, que de una forma u otra sacan de la ceguera al menor de edad. Pero, ¿qué ocurre con la sociedad? Debemos esperar otros 30 años, esperar a seguir viendo cómo comete errores que a nadie importa. ¿No es triste ver cómo nos podemos estrellar y no ver solución o remedio alguno? Es triste y desgraciadamente más real de lo que parece. Claro que nada es para siempre. Afortunadamente.

Pero en este mes pasado no todo han sido aspectos negativos. Este año la Cabalgata de los Reyes Magos ha lucido mucho más si cabe que otros años y eso se ha hecho notar para los ursaonenses y los foráneos que vinieron a visitarnos y todo eso sumado a la buena respuesta de los servicios de limpieza hizo del día de Reyes un día mágico para la política ursaonense.

También nos visitó Antonio Carmona y Diez Negritos en un concierto en El Coto Las Canteras con un enorme éxito y que hace presagiar que algunas cosas están cambiando en nuestro pueblo.


Y para finalizar el mes nos llega una noticia que nos llena de orgullo y es que cualquier pueblo no puede ser escenario para una película o serie de televisión, como en este caso, y Osuna lo es. Somos capaces de lo mejor y de lo peor. Somos así.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *