Drogas

Parejo y Cañero Intermedio fijo

En Osuna y en estos momentos se está creando una célula de lo que esperamos sea más tarde un órgano, para luchar contra una de las lacras de nuestra sociedad y en nuestro tiempo: las drogas.
No estaría mal que primeramente, dijéramos qué se entiende por droga

Según la OMS para que una sustancia sea considerada droga, ha de cumplir los siguientes requisitos:
Ser sustancia que introducida en un organismo vivo sea capaz de alterar o modificar una o varias funciones psíquicas de éste (carácter psicótropo o psicoactivo).
Inducir a las personas que las toman a repetir su auto administración por el placer que genera.
Que el cese en su consumo pueda dar lugar a un gran malestar somático o psíquico (dependencia física o psicológica).
No tener ninguna aplicación médica y si la tiene, poder utilizarse con fines no terapéuticos.

El motivo de este pequeño artículo, es doble:
-Por un lado llamar la atención sobre el problema de aquella parte de nuestra sociedad que aún no esté sensibilizada suficientemente, advirtiéndoles que tristemente, “este perro” les morderá, si no un día, otro; si no a un hermano, a un hijo. Las estadísticas están ahí, y se cumplen.
-Por otro lado, resaltar el entusiasmo, la dedicación, los recursos desinteresados y sobre todo, el amor con que un grupo de personas están poniendo en marcha la mencionada iniciativa, bajo los auspicios de “Proyecto Hombre” que paso a paso (esto es lento), va a dar sus frutos.
Y estoy seguro que más pronto que tarde, los veremos.

En un principio, el objetivo es hacer labor de prevención, a través de la formación y la información dirigida a aquellos colectivos más sensibles (padres, alumnos, profesores, asociaciones de vecinos, etc.).
Más tarde vendrán otras labores.

Debo resaltar el carácter laico y apolítico de dicho grupo, al cual me honro en pertenecer, donde queremos poner por encima de todo, la profesionalidad, entendida como el conocimiento de la materia que se tiene entre manos, sin que haya lugar a improvisaciones ni a “maestrillos con librillos”, cuando lo que se está jugando es la salud y el futuro de nuestra juventud.

Sería injusto si desde aquí, no hiciera reconocimiento, al trabajo que en esta lucha desarrolla el Centro de Atención a Drogodependencias de Osuna, que con unos medios muy limitados: un médico, una psicóloga y un administrativo, atiende a todos los enfermos de Osuna y su Área Sanitaria, a pesar de no contar con los escalones siguientes, que complementen el trabajo por ellos  iniciado.

A la vista de esta iniciativa, los Servicios Sociales de nuestro Ayuntamiento, parece que han despertado del letargo y han dado una muestra de estar interesados en el tema.
Bienvenida sea.
Una cosa no es incompatible con la otra.
Los Servicios Sociales podrían facilitar la creación de grupos de terapia y de este modo complementarían, el trabajo del C.A.D., pero habrán de comprender y asumir antes, que el protagonista no es el político sino el paciente.
Y éste es anónimo.
Las riendas del asunto han de estar en manos de profesionales, y son estos quienes han de marcar las pautas.
La drogodependencia es una enfermedad, y como tal ha de ser tratada.
El único milagro que hace un centro de tratamiento de drogodependencias, es recoger a un “vicioso” y devolver un “enfermo”.
Ha de tener un abordaje multidisciplinar, porque no solo afecta al individuo que la padece, sino que es extensiva al entorno familiar, laboral, etc.

No estaría mal siquiera enumerar de paso, alguna de las otras lacras de nuestra juventud, que no por ser inmateriales, tienen menos importancia, por extensas e intensas: la ignorancia, la desmotivación y el desarraigo respecto a su cultura y las tradiciones de su tierra y su gente.

Aprovecho para pedir a quienes lean esto, que antes de pronunciarse de modo impulsivo o irreflexivo sobre este tema o  cuando vean  a un pobre chaval descarriado y en las últimas, piensen que está sufriendo, piensen que son muchos más los que no se ven, y sobre todo piensen, que mañana le puede tocar a su hijo o a su hermano.
Es muy frecuente encontrar gente de la calle, que ante esto y de golpe,  tienen soluciones claras, definitivas, tajantes, inapelables, buenas, bonitas y baratas.
Son aquellos a los que todavía no les ha tocado la china.
Deseemos que no les toque.

Proverbio árabe: “Habla solamente, si tus palabras son más hermosas que tu silencio”.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *