Don Alfredo Malo Zarco, un regalo para Huelva y Osuna

(A su hijo Alfredo Malo Aragón, fallecido hace dos días, quien me proporcionó casi todos los datos biográficos de su padre)

No lo recuerdo, pero me cuentan que en el IES Rodríguez Marín de Osuna se celebraba la fiesta de La Inmaculada y, en la misa, debía cantar en el coro doña Aquilina, esposa de don Alfredo. La noticia tiene dos procedencias: una refiere que la autoridad eclesiástica prohibió que “una mujer cantase en la Iglesia”. La otra, más fiable sin duda, asegura que dicha autoridad le permitió cantar el Ave María de Bach/Gounod.

Breves apuntes biográficos

Don Alfredo Malo Zarco nació en San Lorenzo de la Parrilla (Cuenca), el 30 de marzo de 1897. Estudió filosofía y letras en Salamanca, siendo alumno de Unamuno. Su primer destino como docente lo llevó al Instituto San Miguel, en Morón de la Frontera. En 1926 ganó una cátedra en el Instituto La Rábida, en Huelva. Sus inquietudes profesionales e intelectuales lo determinaron a fundar una biblioteca y una revista para estudiantes y otras muchas actividades académicas y culturales.

Estudió varios idiomas y participó en cursos de verano en diversas universidades nacionales y extranjeras. Tuvo destino en el Instituto Escuela de la ILE en Sevilla y, terminada la Guerra Civil, un tribunal del nuevo régimen dictó laudo condenatorio por su vinculación a la ILE y fue confinado en Osuna, donde residió hasta 1950.

Tras pasar por Valladolid, volvió a Sevilla en 1956 al Instituto San Isidoro, en el que fue alumno suyo Felipe González Márquez, expresidente del Gobierno. En este destino realizó numerosas actividades docentes y culturales. Murió en esta ciudad el 11 de noviembre de 1963.

D. Alfredo fue un profesor que dejó huellas por donde pasó. En Osuna, donde impartió sus clases en los años 40, puede ser recordado sin duda por octogenarios que asistieron a sus amenas y eficaces lecciones de lengua y literatura. En el caso de Huelva habría que remontarse ya a los nonagenarios y centenarios.

Mi conocimiento de la estancia de D. Alfredo en Huelva me llegó por una conversación con Alfredo Malo Aragón, quien me contó, para mi sorpresa, que su padre había estado destinado en esta localidad, donde ejerció la docencia en el Instituto La Rábida de 1926 a 1936.

(Inciso. Fue muy emocionante conocer la noticia de su estancia en esta ciudad, pues justo en este Instituto, habilitado provisionalmente en los años 50 para Escuela Normal, terminé yo mis estudios. Y que ambos contrajimos aquí matrimonio con sendas onubenses, y paseó por las mismas calles por donde paseo yo ahora)

En Huelva conoció a doña Aquilina Aragón (familiarmente, Lina) con quien contrajo matrimonio y del que nacieron cuatro hijos: Alfredo y Juan Ramón, nacidos en Sevilla. José María, nacido en Huelva, así como su hermana melliza que murió a los pocos meses de nacer. Y Aurora, nacida en Osuna.

Dña. Aquilina era hija de D. Arcadio Aragón Pina (nacido, al parecer, en Zafra) y Dña. Ángeles Gómez Sánchez del Barco, de Lepe.

Ya en Osuna, donde ejerció en el Instituto Rodríguez Marín hasta 1950, tuve la suerte, junto a tantos ursaonenses, de recibir sus enseñanzas. Fue una excelente persona y un magnifico Maestro.

Diego Díaz Hierro, profesor de latín, periodista e investigador onubense, escribió sobre él: “… pero nadie como don Alfredo Malo Zarco para hacernos amar y cultivar la literatura. Don Alfredo mimaba nuestro pinitos literarios. Nos hizo que Paco Muñoz y el que esto escribe publicásemos en “El estudiante” un articulo sobre Góngora nada menos. Cuando desde Sevilla volvimos de nuevo a él siguió alentándonos. Cuando seguimos caminando por lo que se nos hizo vocación poética el señor Malo Zarco seguía atenta y noblemente nuestros pasos y hasta nos ofrecía la generosa y fragante flor de sus plácemes”.

Anécdota sin detalles

El abuelo de Dña. Aquilina, roto el matrimonio, marchó a Cuba y allí contrajo nuevas nupcias de las que nacieron Gabi, Fofó y Miliki.

Antonio Palop Serrano

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR