Desde mi calle – Por nuestros mayores

La Casona de Calderón

Gaelia me ha olvidado. Por lo visto, el confinamiento ha dejado sin ideas a quien me ha ido inspirando durante todos estos años y me he quedado algo huérfano. Me ha dicho que tener a su padre viviendo en una residencia le ha provocado ansiedad y que su creatividad está bajo mínimos. Parece como si la sustancia que genera lo mejor de ella se haya secado. Espero que no dure mucho tiempo porque necesito que me cuente cómo ve el mundo que nos rodea.

Sin embargo, cuando menos esperas que alguien te sorprenda, Rafaela se me ha aparecido  como un ángel salvador. Rafaela, la de “ojitos”, es una persona entrañable con la que hablo a menudo porque su vida y la mía siempre están cerca. Estamos emparentados políticamente porque su marido ya desaparecido, y mi padre, eran primos hermanos. A pesar de su edad y de la distancia, Rafaela siempre se acuerda de mi familia. Hace unos días me contó que con el confinamiento ha tenido tiempo de coser mascarillas para sus hijos y sus nietos y de escribir algunos versos que hablan sobre su vida y sobre la tierra que la vio nacer hace ochenta y siete años. Ella y Manuel supieron  transmitir, a sus tres hijos, mis primos, toda la esencia de la vida de su pueblo, de la sencillez y la austeridad con la que tuvieron que vivir, de lo duro que es salir adelante cuando sólo tienes tus manos y tu inteligencia como todo capital, de la alegría con la que se deben afrontar las dificultades y sobre todo, nos supo regalar navidades inolvidables cuando éramos unos niños y nos traía sus pestiños caseros. Debo reconocer que Rafaela me ha emocionado al recitarme de memoria algunos de sus poemas y he pensado que si Gaelia no está animada, voy a intentar inspirarla dando a conocer a los lectores de El Pespunte, que Rafaela, a pesar de vivir más de 60 años en Barcelona, lleva a Andalucía en su corazón y que hasta el último día será su guía y su anhelo. En recuerdo y homenaje de todos aquellos que tuvieron que dejar Osuna para buscar una vida mejor, os dejo este emocionante verso de Rafaela Sánchez Ortiz, la de “ojitos”. Mi saludo emocionado para ella, para mis primos y para todos los que sabéis que os llevo siempre conmigo.

¡Salud y letras!

 

Juan Zamora Bermudo

 

RAÍCES

Qué orgullosa estoy de la tierra donde nací

Donde tengo mis raíces

Su bandera es verde y blanca

y dice paz y esperanza.

Tierra del oro verde que cría tantas clases de cereales

Tanto ganado y tantos árboles frutales

La que tiene ocho provincias, cinco que baña el mar

Y tres que son de secano

Donde el cielo es tan azul en las noches de verano

Que lo miras tan estrellado que dices

¡si parece un manto bordado!

Tierra de gente noble y de buen corazón

La que tiene tanta luz. La tierra de la alegría

La que tiene nueve letras y se llama Andalucía.

 

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR