Desde mi calle – Andrea Camillieri

Este verano tan movido para algunos, se nos ha ido para siempre Andrea Camilleri, un escritor mítico, un escritor de los imprescindibles, de los que dejan huella en el corazón. Siempre he sido aficionado a la novela negra y he buscado en los rincones más oscuros de la biblioteca. De niño Dashiell Hammet, más tarde Truman Capote, Manolo Vázquez Montalbán y su famoso Pepe Carbalho, Paco González-Ledesma, un Premio Planeta que no ha sido valorado en nuestro país. Empar Fernández es una escritora, profesora del instituto del pueblo donde vivo y que tiene una escritura impactante y fresca. La novela negra escandinava ha entrado con fuerza hasta aquí, pero reconozco que mí no me entusiasma, si exceptuamos la saga Millenium a la que considero ya una leyenda.  Camilleri y su comisario Salvo Montalbano han conseguido ocupar una parte muy importante de mis preferencias literarias de este inicio de siglo. Reconozco que veo en la Sicilia retratada en sus novelas a la Sevilla que recuerdo. Esa Osuna donde pasaban burros por las calles blancas, tirados por ancianos con sombrero; o donde el ventilador del techo daba vueltas sin parar en la ferretería de la Carrera.

Si no tenéis tiempo de leer alguna novela de este Siciliano universal, os recomiendo que veáis alguno de los capítulos de la serie Montalbano de la RAI, originales de las novelas de Camilleri y veréis lo que os cuento. Algo incomparable para los sentidos.

Banner Intermedio Qualy
Automóviles Álvaro

Gaelia me ha ilustrado este breve homenaje a un hombre grande, con un microrrelato mafioso y macarra que huele a venganza.

Salud y letras.

Juan Zamora Bermudo

 

RETOS Y MAFIAS

Los dejaremos entrar y esperaremos el mejor momento. Estaremos en silencio y con la luz apagada. Uno en cada lado de la habitación. Estaremos atentos a cualquier movimiento extraño. Nada de errores. Nada de atajos. Acabaremos nuestro trabajo una vez hayan hecho ellos el suyo. Entonces, cuando piquen el anzuelo, les descerrajamos a cada uno un tiro a bocajarro, que haga que escupan sus sesos. Que recojan los despojos de esos dos malditos hijos de Corleone, para que sea Montalbano quien averigüe quién lo hizo, si es que puede.

© Gaelia 2018

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR