Descubren en Murcia tres nuevas piezas arqueológicas del conjunto escultórico romano de Osuna

La Casona de Calderón

Según una información de Europa Press, la Dirección General de Bienes Culturales del Gobierno de Murcia ha incluido tres nuevas piezas al conjunto escultórico de época romana procedente de Osuna (Sevilla), hallado en una colección particular en Murcia en 2016. Los restos arqueológicos corresponden a fragmentos de esculturas de mármol blanco en bulto redondo datados entre finales del siglo I a.C. y el siglo I d.C., a excepción de uno de ellos que pertenece al siglo III/II a.C. y está hecho de piedra calcarenita.

La Comunidad de Murcia procedió el 19 de diciembre de 2019, a instancias del Ministerio de Cultura y Deporte, a incoar el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) a favor del conjunto conformado por seis esculturas de la colonia romana de Vrso (Osuna) reencontradas en Murcia.

Estas piezas permanecían en paradero desconocido desde 1903, cuando Antonio Gutiérrez Martínez, Antonio Gutiérrez Ceballos y Álvarez de Perea y Valcárcel, vecinos de Osuna, las encontraron durante sus excavaciones en un pozo cercano al teatro romano.

La descripción de los descubrimientos recogida en la prensa local de la época y algunas referencias publicadas por los arqueólogos Arthur Engel y Pierre Paris, junto a las fotografías del británico G. Bonsor, sirvieron para elaborar un estudio que se hizo público en un congreso nacional sobre escultura romana en Hispania, celebrado en Murcia en 2005.

En 2016 se localizó en la capital de la Región de Murcia un grupo de esculturas en dos colecciones privadas de Antonio Gutiérrez Praderes, sucesor de uno de los principales descubridores, quien, a su vez, las legó a sus descendientes, que son sus actuales propietarios.

Aquel año se descubrió, concretamente, una cabeza de diosa romana con casco, así como fragmentos de una pierna masculina, de un pie izquierdo femenino con inscripción, de un pie derecho con sandalia militar y de un pie y un tobillo izquierdo (todos del siglo I), y un fragmento de túnica militar (siglo I a.C.).

Las nuevas piezas han sido localizadas durante el proceso de documentación del primer lote de hallazgos, en el marco de su declaración como Bien de Interés Cultural, y corresponden a la misma procedencia ursonense, por lo que se han añadido a la relación de bienes que forman parte del conjunto escultórico.

Los restos incluyen un retrato masculino de tamaño superior al natural y dos fragmentos de una pata leonina que sirvió como soporte de una mesa delphica o de un monopodium en un ambiente doméstico o en un espacio público. Elaborados en mármol blanco de pátina grisácea, estos restos fueron hallados, junto con el retrato, en el interior del pozo a principios del siglo XX.

El tercer hallazgo corresponde a un relieve felino datado en la segunda mitad del siglo III o principios del II a.C. Se trata de un sillar de tendencia rectangular que presenta grabada en una de sus caras la figura de un animal, identificable con un felino por su fisionomía general, aunque el rostro correspondería, según los expertos, a un lobo.

Este elemento formaría parte de un monumento de época tardo ibérica, probablemente de carácter funerario por la concepción del lobo como guardián del más allá.

Fue localizado en la misma época dentro del recinto antiguo de Osuna, con el fin de ser reutilizado como material de construcción de una vivienda. Antonio Gutiérrez Martín, creador de la colección de esculturas, adquirió el relieve, que fue trasladado posteriormente a Murcia por sus descendientes junto con el resto de piezas.

La Dirección General de Bienes Culturales considera que este excepcional conjunto escultórico marmóreo presenta un especial interés para el Patrimonio Histórico Español, al estar vinculado a un contexto cultural perfectamente conocido y documentado, el de la ciudad romana de Vrso, una de las más importantes de la provincia Bética.

A partir de la época de Augusto, Vrso conoció un notable desarrollo, siendo esas fechas en las que presumiblemente se construyeron o reformaron algunos de los principales edificios públicos de la ciudad como el teatro o los del área del foro, destinatarios del programa decorativo del que formaron parte los fragmentos escultóricos reencontrados.

Asimismo, la Dirección General considera que el conjunto constituye un magnífico exponente de la plástica provincial de época romana en el país y demuestra la existencia en Vrso de un programa estatuario de clara lectura político-ideológica, que se enmarca en la exaltación del culto a Roma y a la familia imperial emprendida por Augusto y sus sucesores.

El lote de seis fragmentos localizado en Murcia fue declarado inexportable a través de una Orden Ministerial de 20 de junio de 2019, previo informe de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español.

Comentarios

AUTOR