Decorar con verde, una elección muy natural

Decorar con colores siempre es algo complicado pero si ese color está considerado como uno de los más atrevidos puede que estemos multiplicando por dos. El verde es un tono que no gusta a todo el mundo pero sabiendo la manera en la que colocarlo da un toque exclusivo a la habitación. En este artículo queremos hablar de cómo debemos hacer los combinados para tener éxito. ¿Te atreves con ello?

Parejo y Cañero Intermedio fijo

El color verde resulta estupendo para decorar espacios. A pesar de que hay gente que lo considera muy atrevido, lo cierto es que hoy jugar con tonalidades que no se ven de manera cotidiana es lo que más nos gusta. Atrás quedan el clásico blanco o los manchados beige aunque siempre funcionan como recurso si el experimento no nos sale bien.

Por mucho que digan, únicamente debemos conocer los colores que combinan con el verde para que el tono quede perfecto en una habitación. Salones, cocinas, habitaciones de todos los estilos o el propio cuarto de baño pueden ser entornos perfectos para añadir unas pinceladas de éste pero, ¿realmente sabríamos cómo hacerlo?

Alfasol Energía

 

¿De qué manera puedo integrar el verde en la decoración de mi casa?

A la hora de decorar un espacio los conceptos son muy subjetivos. Lo que a muchos les gusta puede ser que a ti no te convenza demasiado y aquello que para nadie es atractivo, tal vez tenga un sentido especial para nosotros. Siempre que miremos una habitación de casa, tenemos que pensar que es nuestra y que si somos los que vamos a vivir allí, es importante que nos guste.

El verde como color para una casa no solo es atractivo en muchas posiciones sino que, al ser normalmente alegre podemos animar a que cree luz en el hogar. Los rayos del sol -en el caso de que vivas en un espacio donde lleguen directamente- entrarán por la ventana proyectando bien el reflejo y a la hora de mirar, tendremos una habitación con fuerza y mucha alegría contenida.

Si lo que queremos son muebles en verde, siempre recomendamos que sean solo algunos del cuarto de dormir y que además, las paredes estén pintadas en blanco con el fin de que el color resalte. En el caso de las cocinas el combo entre verde y negro cenizo es ideal si lo que buscas es que este espacio de tu hogar tenga una personalidad máxima. ¿Has pensado ya cómo quieres adaptarlo?

 

Paredes de color verde, ¿una buena elección?

Al margen de los muebles en color verde o de algunos detalles de la habitación -cojines, fundas, alfombras- también hay personas que se arriesgan a pintar las paredes con este tono tan natural. En niveles muy diferentes, puede que para determinadas ocasiones quede bastante bien.

Aunque la decisión final es de cada uno, lo cierto es que para las paredes lo mejor es forrarlas. Cuando nos ponemos a quitar el papel pintado no es igual que si hemos dado un par de manos de pintura a la pared. Solo con una pasada de agua y jabón o bien raspando con una espátula saldrá sin problemas y volveremos a tener nuestro tono original sin que casi nos demos cuenta de que ahí hace nada, pusimos otra cosa.

Poner papel en la pared nos da la oportunidad de arrepentirnos y arreglarlo si no nos gusta mientras que la pintura es mucho más delicada en este aspecto. Para colores como el verde es mejor pensarlo bien e ir probando con pequeños trozos. El amarillo así como el naranja también entran dentro de este lote.

En ocasiones resulta bastante más rentable comprar una silla ergonomica de color verde que pintar las paredes de este color. Gracias a estos asientos no solo le daremos un toque de originalidad y buen gusto a nuestra oficina o la habitación en la que trabajamos sino que además, estaremos cuidando nuestra espalda. ¿No te parece algo estupendo?

Comentarios

WhatsApp El Pespunte

AUTOR

Quizás también te interese…