Crónica del homenaje a don Rafael Manzano Martos

Fue nombrado Socio de Honor por la Asociación de Estudios Ursaonenses

El pasado día 30 de noviembre de 2019 tuvo lugar en la Colegiata de Osuna el homenaje al excelentísimo señor D. Rafael Manzano Martos, en un acto organizado e ideado por la Asociación de Estudios Ursaonenses.

El acto, en el que también colaboraron la Asociación de Amigos de los Museos y el Ayuntamiento de Osuna, estuvo presidido por el Excmo y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo Pelegrina, por el Presidente de la Asociación de Estudios Ursaonenses, D. Juan Manuel Moreno Díaz y por el Delegado de Cultura del Ilustre Ayuntamiento de Osuna, D. Jesús Heredia Carroza. También estuvieron presentes el Director General de Patrimonio Histórico y Documental de la Junta de Andalucía, D. Miguel Angel Araúz Rivero, el Director Conservador del Patronato de Arte, D. Patricio Rodríguez-Buzón Calle, así como el equipo de Gobierno de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla, la Decana del Colegio de Arquitectos de Sevilla, y diferentes miembros de las Reales Academias de Buenas Letras de Sevilla, de Bellas Artes de Sevilla, de San Telmo de Málaga y corporativos de la Academia Luis Velez de Guevara de Écija.

Banner Intermedio Qualy
Automóviles Álvaro
El Gallo Negro

Tras las palabras de apertura por parte del Presidente de la Asociación de Estudios Ursaonenses, tanto el Arzobispo de Sevilla como el Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Osuna elogiaron el valor que el propio Manzano había aportado al patrimonio de la Iglesia y de Osuna, en especial, las referidas a la conservación de la Plaza Mayor, Ayuntamiento, y, por encima de todo, de la Colegiata, salvada de la ruina gracias a la obra del insigne arquitecto.

A continuación, tomó la palabra el presidente de la Asociación de los Amigos de los Museos de Osuna, D. José María Rodríguez-Buzón Calle, para hacer la semblanza del homenajeado, quién alabó sus méritos en el campo puramente profesional, pero también en el docente y académico, destacando sus numerosas distinciones y reconocimientos, nacionales e internacionales, y los importantísimos cargos desempeñados por aquel a lo largo de su dilatada y reconocida trayectoria profesional; no en vano, Manzano fue Director de los Reales Alcázares, del conjunto califal de Medina Azahara y de la Alhambra, entre otros. Asimismo, su categoría y sus méritos profesionales le han hecho merecedor de la Medalla de las Bellas Artes en 1972 y en 1967 fue nombrado Comendador con Placa de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. En 2010 le fue otorgado el Premio Richard H. Driehaus de Arquitectura Clásica por toda su carrera.

El acto central del homenaje consistió en con la conferencia que impartió el propio Rafael Manzano. Pertrechado con tizas y pizarra, pero también con proyector y pantalla, el arquitecto gaditano convirtió la Colegiata en el Aula Magna de una Escuela Superior de Arquitectura, desgranando con sus excelentes dibujos en la pizarra los detalles de su intervención en la Colegiata, que deleitaron a todo el público allí congregado. Comentó igualmente su relación de amistad con Manuel Rodríguez Buzón, a quien señaló como verdadero artífice de la salvación de la Colegiata y del hecho de convertir a Osuna en una ciudad-museo gracias a su intervención desde la Obra Cultural de la Caja de Ahorros San Fernando. Finalizada la conferencia, el numeroso público de la Colegiata se puso en pie, aplaudiendo durante algunos minutos la lección magistral de Manzano.

El acto prosiguió con el nombramiento del arquitecto como Socio de Honor de la Asociación de Estudios Ursaonenses, quien señaló el honor que suponía para esta joven Asociación que Manzano se convierta en el primer socio de honor de esta entidad, destacando sus intervenciones en Osuna, fundamentalmente en la Plaza Mayor, Ayuntamiento y Colegiata. Tras sus palabras de apertura y elogio al homenajeado, Juan Manuel Moreno entregó a Manzano un pergamino y una réplica de la Colegiata de Osuna, como símbolos de su condición de primer socio de honor de la institución.

Para finalizar, todo el público se trasladó al patio de la Colegiata, donde se descubrió un azulejo acreditativo de la relevante intervención de Manzano en el conjunto patrimonial ursaonés y, en especial, en la Colegiata de Osuna.

En definitiva, un acto lleno de sabor el que se vivió el pasado 30 de noviembre en la Colegiata de Osuna, que quedará para los anales de la joven Asociación de Estudios Ursaonenses.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios

AUTOR