Cristóbal Pariente Ojeda, el ursaonés preso 5673 de Mauthausen asesinado a los 25 años en Gusen

Cristóbal Pariente Ojeda, de Osuna, es uno de los 1.117 andaluces que aparecen en la lista de asesinados en los campos de concentración nazis de Mauthausen y Gusen.

Desde ayer están declarados oficialmente muertos tras publicar el Boletín Oficial del Estado (BOE) un registro que incluye a 4.427 víctimas españolas.

Phone House

Nacido en 1.916, nuestro paisano, anarquista y militante anarcosindicalista adherido a muy temprana edad a la Confederación Nacional del Trabajo, fue asesinado en 1.941, con sólo 25 años, en el campo de concentración de Gusen, tras haber pasado por los de Mauthausen en enero de ese mismo año y Stalag XI-B. En Mauthausen fue deportado con el número de matrícula 5673.

Este listado en el que aparece Cristóbal Pariente Ojeda permite a los familiares presentar alegaciones y correcciones durante un mes.

Ahora ya podrá ser inscrito como fallecido en el Registro Civil Central, condición que desde hoy tiene provisionalmente.

La publicación de los datos se ha llevado a cabo en virtud del edicto de la magistrada-juez encargada del Registro Civil Central tras el trabajo de un equipo de investigación después del cotejo de los libros correspondientes que se custodian en la sede de la institución.

El Consejo de Ministros acordó aprobar, a petición de la Ministra de Justicia, el acuerdo sobre la instauración del día de homenaje a los españoles deportados y fallecidos en los campos de concentración y a todas las víctimas del nazismo de España, entre los que se encuentra Cristóbal Pariente Ojeda.

Campo de concentración de Gusen

En el complejo de Gusen se utilizaba el trabajo forzado de los presos. Esto, junto a las condiciones de vida extremadamente duras, la alimentación insuficiente y todo tipo de malos tratos, llevó al exterminio de la mayoría de los presos. Además se practicaron distintas formas de asesinato directo, tanto en el propio recinto de Gusen como mediante selecciones de presos débiles o enfermos para su muerte por gaseamiento en las instalaciones del Castillo de Hartheim o bien en vehículos adaptados para el gaseamiento.

Aunque la eliminación de los presos tenía lugar en todo el conjunto de subcampos dependientes de Mauthausen, en Gusen se dio un altísimo porcentaje de los asesinatos del conjunto de ellos. Como ejemplo, de los republicanos españoles llegados a Mauthausen en 1940-1945 dos tercios murieron (un 65%), es decir, casi 5000 de los 7200 españoles. Para cerca del 80% de esos 5000 españoles que perdieron la vida, Gusen fue el escenario del asesinato.

El 5 de mayo de 1945 las tropas norteamericanas llegaron a Gusen (y a Mauthausen) y esto significó el fin de aquellos campos nazis. El personal SS en su casi totalidad había abandonado aquellas instalaciones en los días previos.

En la posguerra los lugares ocupados por el complejo de Gusen fueron destinados a diversos usos. La mayor parte de lo que fue Gusen I fue parcelado y dedicado a viviendas privadas. No obstante, subsisten algunos vestigios del campo nazi, entre los que cabe destacar el crematorio, junto al cual está instalado actualmente un Memorial. Allí tienen regularmente conmemoraciones a las que acuden personas desde toda Europa y de fuera de ella.

Fotografía: Todos los nombres.

Comentarios

AUTOR