Casa Curro, un cuarto de siglo entronizado en la cima del tapeo ursaonense

Teresa Jiménez: “Curro me decía que, junto al grupo humano, había que tener la mejor materia prima”

El reguero de turistas por las calles Carmen o Navalagrulla siguiendo un plano o el dictado del GPS desemboca inexorablemente en el Bar Restaurante que nunca falla, Casa Curro.

25 años en Casa Curro y 33 en Bar Currito Chico avalan una trayectoria que no ha pasado, a pesar de las vicisitudes, por altibajos.

El secreto según Teresa Jiménez, María Teresa para el inolvidable Curro, es la plena dedicación a su trabajo y a su pasión, junto a la materia prima. “María Teresa, cuando compres carne, la mejor; cuando compres pescado, el mejor; cuando compres verdura, la mejor. Siempre he seguido ese consejo”.

Este establecimiento, que cuenta con innumerables premios de todo tipo, posee una Insignia al Mérito Turístico y su nombre va íntimamente ligado al de Osuna. Y viceversa.

Para Francisco Macías, hijo de Curro y Teresa, es imprescindible poseer una “constancia y un afán de superación por seguir mejorando”.

Lee también

La innovación en Casa Curro va de la mano de sus célebres espárragos rellenos, berenjenas con salsa de moscatel, carrillada al Pedro Ximénez, presas, venados… “No puedo quitar nada de la carta, aquí se vende todo”.

Quien se sienta en el interior del restaurante o quien prefiere una mesa alta o la propia barra pasa a formar parte de ese grupo familiar liderado por Teresa y Curro y del que forman parte Rufina, Dolores, Paco (ya jubilados), Ramón, Antonio, Margarita, Mercedes, Paqui y las nuevas incorporaciones Araceli, Lucía y Miguel. Y es que uno, en Casa Curro, termina sientiéndose como en casa.

¿Qué opinas?
+1
10
+1
0
+1
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba