Caballo: “No tenía ni un año y ya estaba enganchado al Carnaval”

Es una de las personas de Osuna a las que rápidamente relacionamos con el Carnaval. Simpático, dicharachero, con gracia, amable y siempre de buen humor.

Miguel Ángel Caballo nos dedica unos minutos antes de irse para Morón de la Frontera, donde lleva medio año yendo y viniendo a ensayar al terminar de trabajar. La palabra afición por esta fiesta se le queda corta.

El Vestidor de Lulu

-Miguel, ¿cómo te entra el gusanillo por el Carnaval?

-Yo nací en el 85, aunque aparente tener menos. En el 86 salió la chirigota Las momias de güete para guá los niños del Love y del Cabra y era muy colorida; y mi madre me tenía que dar de comer delante de la televisión cuando yo tenía solo nueve meses. Y entonces comía. No tenía un año y ya estaba enganchado al Carnaval. Y, poco a poco, me fui aficionando. Aparte, en los 90 mis padres salió cinco años en una chirigota de Osuna cuando un pequeño auge en el tema carnavalero y le acompañaba a los ensayor. Es mi hobby y es lo que más me ha gustado siempre.

-Este año has hecho un paréntesis y has cambiado por completo.

-Han sido muchos años de trabajo en los que cuesta encontrar vecinos que quieran formar parte de la chirigota, sobre todo lo respectivo a la orquesta; cuando no es el bombo, es la guitarra, la caja… pero siempre hemos ido saliendo. Este año, por ejemplo, nos costaba trabajo hasta que el único guitarrista con el que salimos el año pasado tampoco ha podido por motivos de estudios fuera de Osuna. Por lo tanto, decidimos parar un año, disfrutar del Carnaval de otra manera. Y aprovecho para animar a los músicos a que nos acompañen para el año que viente.

-¿Qué envidias del Carnaval de Morón de la Frontera?

-Yo lo envidiaría todo. Se vuelca todo el mundo. Tienen una cultura carnavalera de hace muchos años, que es lo que falta en Osuna, por eso cuesta arrancarlo. El Carnaval dura tres semanas y allí ha peñas, asociaciones… se vuelcan las instituciones y este año hay ocho grupos, el año que menos ha habido. El pasacalles y la fiesta impresionan. En Osuna no nos queremos comparar con nadie. El Carnaval se va a ir haciendo poco a poco, porque son las que funcionan. Este año hemos incorporado el cambio del pasacalles a la mañana, porque por la tarde hace mucho frío para los niños y que suene música de carnaval en Carnaval. Por ello necesitamos la colaboración del pueblo, porque toda la ayuda es poca.

-¿Qué experiencias has vivido con la comparsa Camina de Morón de la Frontera?

-Nunca imaginé cantar en una comparsa y, sobre todo, en una comparsa tan buena. He aprendido muchísimo musicalmente, cómo gestionar un grupo, la de amigos que he hecho… La experiencia es maravillosa. No me han pesado tanto los kilómetros porque allí me sentía muy arropado. Este aspecto no lo envidio tanto, porque en Osuna también hemos tenido una unión muy alta. Destaco los ensayos de hora y media sin parar nada más llegar. Ha sido una experiencia impresionante.

-Habéis tenido muy buenos resultados en multitud de concursos.

-La comparsa ha gustado muchísimo en todos los concursos en los que ha participado. Nos hemos quedado en el corte en todos ellos. 5º premio en Carmona con la puntuación más alta de la semifinal, 5º también en Arahal, aunque público y jurado no opinaban igual, y también 5º en Las Cabezas de San Juan con grupos que venían de hacer buenos papeles en el Falla, a solo dos puntos de la fase final. Creo que ha sido la mejor actuación que hemos tenido, donde nos iban dando la enhorabuena por todos lados. Y en Morón, que no era concurso sino festival, nos llevamos la Aguja de Oro al mejor tipo, que no consiste solo en el disfraz sino en la puesta en escena. El disfraz estaba muy trabajado y lo explicábamos en nuestra presentación y se iba desgranando en las demás letras.

-El año que viene te volveremos a ver en la chirigota de Osuna?

-Mañana sábado (2 de marzo) actuaré con la comparsa Camina en Osuna, pero el año que viene queremos salir con un grupo bien formado, con las ideas muy claras y la orquesta formada. Si se cumple eso, sí. Las ideas y las ganas están.

Osuna será carnavalera el sábado gracias, entre otros, muchos a Miguel Ángel Caballo, quien no faltará a la cita y seguirá luchando por un carnaval propio. Este año se ha producido el primer gran cambio. Seguro que pronto vendrán más. Y como ha dicho nuestro protagonista, “poco a poco” y siempre a ritmo del tres por cuatro.

Comentarios

AUTOR