TASA INCIDENCIA COVID (población de 60 o más años) OSUNA 470,8. | Aguadulce 0,0 | Algámitas 1.744,2 | Badolatosa 154,6 | Cañada Rosal 256,1 | Casariche 0,0 | Corrales (Los) 0,0 | Écija 306,8 | El Rubio 226,8 | El Saucejo 616,2 | Estepa 186,2 | Fuentes de Andalucía 0,0 | Gilena 223,2 | Herrera 320,7 | Lantejuela 0,0 | La Luisiana 91,0 | La Puebla de Cazalla 547,3 | La Roda de Andalucía 1.146,1 | Lora de Estepa 0,0 | Marchena 176,3 | Marinaleda 0,0 | Martín de la Jara 152,0 | Osuna 470,8 | Pedrera 0,0 | Villanueva de San Juan 0,0 | (Actualizado 08/06/2022 a las 10:55 h.)

Bullying, la pandemia sin fin de las escuelas

El Bullying o también conocido, acoso escolar, es una realidad más que asentada en nuestras escuelas. De acuerdo con los datos arrojados por los últimos informes, a nivel europeo, 24 millones de niños sufren Bullying al año, siendo España uno de los países más afectados.

El término Bullying hace referencia a cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico, sin embargo, cuando se informa de algún caso al respecto, es muy común decir expresiones como: “son cosas de niños”, “eso no es Bullying”, “tampoco es para tanto”, entre otras. Aunque puede que estos comentarios estén realizados con buena intención, su efecto en la población que recibe y realiza, este tipo de conductas, es perjudicial. Así, por un lado, los datos revelan que solo el 15% de las personas que lo sufren se atreven a expresarlo a amigos y familiares. Por otro lado, estos comentarios infravaloran el daño causado por este tipo de conductas, llevándonos a no aplicar consecuencias a las personas que lo realizan.

Hoy en día, es frecuente ver en los informativos, noticias sobre casos de Bullying que han terminado en autolesiones y suicidios. Dado que somos conscientes de las consecuencias tan negativas que pueden conllevar sufrir este tipo de conductas, cuando escuchamos casos cercanos o nos comentan que algún caso está ocurriendo en nuestras escuelas, solemos evitar usar la palabra Bullying. Sin embargo, evitar llamar a las cosas por su nombre únicamente genera un alivio a corto plazo, impidiéndonos que tomemos las medidas necesarias al respecto y, por tanto, acabar con esta lacra.

Suele hablarse de la importancia de “pedir ayuda” cuando sufrimos estas situaciones o estamos atravesando un mal momento, pero ¿te has planteado la relevancia de “dar ayuda” y, sobre todo, de saber darla de forma adecuada? ¿Estamos realmente ayudando cuando decimos expresiones como “es cosa de niños” o cuando evitamos usar la palabra Bullying y la cambiamos por un eufemismo? ¿Es posible acabar con algo que en muchas ocasiones no somos capaces ni de nombrar?

A nivel mundial, el Bullying causa 200.000 mil muertes al año. Seguimos proponiendo pedir ayuda, pero olvidamos enseñar y promover el saber darla. Preferimos mirar a otro lado cuando tenemos un caso cerca e infravaloramos el daño emocional que causa. Pues al final, “son niños”, pero, y si precisamente, porque en algunos casos son niños, ¿los escuchamos, validamos sus sentimientos y los ayudamos?

Paula Morales Olivares

Lee también

Instagram: psicopaau

Twitter: paulamool

Facebook: Paula Morales Olivares

¿Qué opinas?
+1
1
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba