Autolesiones, ¿una pandemia nueva, o silenciada?

Cada vez son más los informativos que advierten del aumento de las conductas autolesivas, o más comúnmente conocidas, autolesiones, en jóvenes. Solo en 2020, a raíz de la aparición del coronavirus, las autolesiones aumentaron un 246% respecto a los datos registrados años anteriores. Sin embargo, ya entre 2014 y 2017, se produjo un aumento del 21% de las consultas de menores en urgencias por estas conductas. A la luz de los datos aportados, está claro que se trata de una epidemia que crece exponencialmente cada día que pasa, pero si ya desde 2014 se viene observando un aumento de estas conductas, ¿se trata entonces, de una epidemia nueva, o más bien, silenciada?

Para aquél que desconozca el término, las autolesiones son aquellas conductas que implican hacernos daño de forma deliberada, en nuestro propio cuerpo, ya sea mediante quemaduras, cortes, mordiscos…pero, ¿por qué recurrimos a hacernos daño a nosotros mismos? No hay un único motivo. Vivimos en una sociedad en la que el perfeccionismo, las exigencias, nuestras y de los que nos rodean, y, sobre todo, la falta de herramientas de regulación emocional son los protagonistas. Durante varios años de nuestra vida, nos enseñan a hacer raíces cuadradas, comentarios de texto, los elementos de la tabla periódica, fórmulas físicas, sin embargo, nadie nos enseña a identificar y regular nuestras emociones. ¿Cómo vamos a saber entonces, autorregularnos cuando una emoción nos desborda?

Crecemos aspirando a conseguir una nota que nos permita cursar los estudios que queremos, no sin antes olvidar, que nuestro examen o trabajo tiene menos valor cuantitativo si nos equivocamos, independientemente del esfuerzo que hayamos invertido en él o de las circunstancias personales que estemos atravesando. Por si todo esto fuera poco, nos encontramos inmersos en una etapa, en la que nos hallamos más sensibles emocionalmente y en la que encajar en el grupo de iguales es muy importante para nosotros. Sentirnos aceptados socialmente, ajustarnos a los cánones sociales y de belleza, son simplemente algunos de los enormes desafíos a los que, todos, pero especialmente, los menores tienen que hacer frente en esta etapa. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, sus emociones son invalidadas e infravaloradas. Pues… ¿Cuántas veces hemos escuchado la expresión “ya se le pasará, son cosas de niños/adolescentes”?

¿Y si en vez de hablar de las autolesiones como una nueva epidemia, actuamos al fin en consecuencia?. ¿Te has parado a pensar en el enorme dolor emocional que debe sentir alguien para llegar al punto de hacerse daño a sí mismo?, ¿y si dejamos de menospreciar el sufrimiento de los más jóvenes y comenzamos a validar sus emociones?

Uno de cada 11 jóvenes se ha autolesionado al menos una vez en la vida, datos que crecen cada día que pasa, una de las conductas consideradas como la antesala del suicidio. ¿Aún sigues pensando que las autolesiones son una epidemia nueva a causa del coronavirus?

Paula Morales Olivares

Instagram: psicopaau

Twitter: paulamool

Facebook: Paula Morales Olivares

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)