Aquellos Maravillosos Años (de chiringuitos y…)

Parejo y Cañero Intermedio fijo

chiringuitosLa nostalgia es algo que en casi todas las reuniones entre amigos que llevan tiempo sin hablar o sin coincidir suele florecer. No es para menos. La amistad con el tiempo se vuelve un poco más compleja y el tiempo y la forma de vida actual juegan en contra de ella en muchos casos. Recuerdo cómo hace unos años, cuando regresaba de Málaga donde estudiaba, siempre, ya fuera invierno o verano, en Osuna se respiraba aires de reunión, diversión e incluso emoción hacia el ocio nocturno que existía.

No crean que éramos nosotros, nuestros amigos y yo, los que cerrábamos los bares o los que estábamos allí los primeritos, que va. No obstante sí que era estupendo el poder decir que después del botellón (fenómeno social duramente criticado por no saber gestionarse y mediáticamente maltratado) podíamos seguir charlando con gente que no te había dado tiempo a saludar, riendo, bailando, bebiendo o intentando ligar con el chaval o la chavala del momento en un ambiente de diversión e incluso menos insano de lo que se pueda pensar. Por ello, la nostalgia me invade cuando en esta época del año, cuando ya hemos celebrado la navidad, la semana santa, y la feria acaba de finalizar, observo y reflexiono que ya estamos en verano y poco queda de esa posibilidad pasada, de aquellos maravillosos años. Entonces me pregunto ¿por qué?

Uno por ejemplo añora los chiringuitos de verano más que las abdominales que uno pensaba que lucía durante el verano de esos años. Los añora porque era sitio de reunión y de fiesta popular, porque con el tiempo gran parte del ocio se ha ido a Estepa o a la Costa del Sol o no existe, y yo creo que eso ni es bueno ni rentable para Osuna y los ursaonenses.

¿No puede Osuna tener un espacio de ocio en verano? ¿Estamos obligados a ir a un botellón e irse para casa directamente? Ya sé que en estos tiempos de crisis esto puede parecer un disparate o una estupidez de un joven, pero es que yo también pienso en el dinero y los puestos de trabajo que esto podría generar para el pueblo de Osuna. No creo que sea tan complicado o difícil volver a un modelo que en el pasado permitió a la juventud divertirse y quedarse en Osuna cuando le apetecía y al empresario local ganar dinero y promover cosas. Un modelo pasado, pero que pueda actualizar y mejorarse, pudiendo permitir que el pueblo atraiga a jóvenes de otros lugares cercanos y que entre todos hagan resurgir aquellos maravillosos años. Estamos en crisis, pero… ¿Por qué no?

Carlos Lucas López

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *