Aceras

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Desde pequeño me gustan las bicicletas y a veces salgo con la mía. Por eso soy consciente de los peligros a los que me expongo y a los que expongo a los demás.

En nuestras calles tenemos el caso de ciclistas muy jóvenes, poco más que niños pero ya fuertes físicamente, que transitan con su vehículo por la acera. A menudo, además, lo hacen de manera temeraria, en una sola rueda y a gran velocidad. No sé si ya ha ocurrido algún accidente grave, espero que no, pero si siguen así es muy posible que algún día ocurra. El porcentaje de personas ancianas entre los habitantes del pueblo es muy alto. Se trata de personas que padecen los achaques de la edad. No tienen los mismos reflejos que las personas jóvenes, ni el mismo oído, ni la misma vista. En algunos casos sufren problemas de descalcificación que conducen a la osteoporosis, a la fragilidad ósea. Cualquier impacto de cierta intensidad en sus cuerpos, como el que se produciría si uno de ellos saliera de una casa en el momento del paso por la acera de uno de estos ciclistas inconscientes, les produciría lesiones muy graves, a menudo causantes de la muerte a corto plazo. No son como tú, jovencito, que estás en la flor de la edad. Tú te caes y te levantas sin problemas, y si te rompes un hueso este se fractura de manera limpia y suelda rápido. Los huesos de los ancianos a menudo se fracturan como si fueran de cristal, en pedacitos, y nunca llegan a soldarse. Aquejados de una inmovilidad sobrevenida, ya no pueden salir a practicar el único ejercicio aeróbico que estaba a su alcance, caminar, y el deterioro de su organismo se acelera sin remedio.

La vida de los demás es importante, tanto como la nuestra. Nos necesitamos. Necesitamos de nuestros padres, de nuestros abuelos, de nuestras abuelas, esas mujeres mágicas para las que somos los más guapos, los más listos, que nos dan siempre eso que tanto nos gusta. Hay que cuidarlos. Tengamos cuidado.

Víctor Espuny

Foto del autor.

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…