A los Reyes Magos:

Majestades, supongo que estaréis preparando vuestro cansado y largo viaje a lo largo y ancho del mundo conocido. Vale la pena. Hace tiempo que no os escribía, no porque la última vez me dejárais carbón, ni dejara de creer en vosotros, sino que otros lo hacían por mí, especialmente mi mujer y mis hijos. Este año retomo nuestro epistolario, pues quiero preguntaros algunas cosas y cómo no pediros cosas para mi pueblo.

Cuando estéis en Oriente fijáos bien y contadme qué pasa allí. La verdad es que en esto tengo una gran confusión: por una parte oigo que queremos occidentalizar Oriente, implantar los regímenes políticos según nuestros propios modelos, unificar creencias y administrar sus recursos. Por otra parte oigo que allí está la semilla del diablo en forma terrorista donde sólo se busca el mal de la humanidad y por ello tenemos que intervenir y tomar posiciones en ese territorio porque parece que en esta ocasión el fin justifica los medios. ¿Es así? ¿La globalización lleva consigo un texto refundido de la Biblia y el Corán? Espero vuestra opinión, sobre todo la de Baltasar que supongo que le regalaría a Obama lo de Yes We Can.

En cuanto a Osuna debo confesaros que siempre os he visto llegar en mis sueños, no por la campiña, sino por la sierra. El motivo es que siempre he visto un paralelismo, salvando las distancias, entre vosotros y aquellas mercancías que llegaban de Gibraltar vía El Saucejo y que eran auténticos regalos, sobre todo si a lomos de un caballo rondeño llegaban algunos botes de penicilina, aunque todo el mundo hable del café y del tabaco.

Este año cuando coronéis La Gomera y tengáis Osuna a la vista espero que traigáis muchas cosas, pero para aliviar la carga deciros que podéis obviar la mirra, pues no sabemos lo que es ni para lo que sirve. De incienso creo que estamos bien, por ello os pido que seáis generosos con el metal precioso. Como este se presenta en lingotes difíciles de repartir, os ruego que nos lo déis de forma fácilmente fraccionable y para ello os presento algunas propuestas de diferentes ámbitos de responsabilidad, pero en todas ellas, implicamos a nuestros dirigentes locales y por supuesto a vosotros.

Queremos que el trazado del ferrocarril antiguo destinado a determinados trenes de viajeros y mercancías, abandone su trazado actual y vaya paralelo al de alta velocidad, para dejar libre ese corredor que bien en su trazado urbano puede ser la O-30 y el espacio rustico podría ser una vía verde para uso y disfrute de los vecinos de Osuna.

Queremos ideas para reutilizar los edificios de los silos o en su caso el derribo, porque la verdad es que la estética deja mucho que desear y aprovechar ese nuevo espacio.

Queremos el nudo de circunvalación “Las Vegas–Ctra. de Ecija”(desdoble de ésta) y que confluya en este punto una autovía Costa del Sol-Ronda-Osuna. En las escuelas de negocios hablan de ampliación del “hinterland”, pero entre nosotros lo dejaremos como ampliación de nuestra área de influencia.

Queremos que el hospital de Osuna no se sature y para ello es necesario acometer con prisas y sin pausa el de Écija y otro en algún lugar entre las provincias de Córdoba-Málaga.

Queremos optimizar el espacio conocido como “El higueral”. Cuando miro desde la Alameda a la Colegiata me pregunto si no hay un “Sabatini” (no tenista), sino arquitecto, que convierta esto en el Sagrado Corazón de París.

Os vais a encontrar a los dos lados de la Autovía, trabajos de urbanización de sendos polígonos industriales, para ellos, queremos empresarios, especialmente, autónomos, pues sabemos que pocas actividades generan plantillas numerosas. Para ello, debéis dejar semilla emprendedora en los centros de formación de Osuna, pues hasta ahora nuestras capacidades se han orientado a tener buenos militares, clero y excelentes escribanos pero no empresarios.

Queremos poner en valor multitudes de edificios ociosos existente en nuestro casco urbano y por supuesto conservar nuestro patrimonio artístico, sin tener que llegar a situaciones de alarma.

Queremos el derribo del Teatro. Lo que hay en pié, son las paredes perimetrales, el contenido esta totalmente vacío. ¿Qué sentido tiene esto? Estamos desaprovechando, posiblemente la última oportunidad de tener un gran aparcamiento subterráneo en el mismo centro.

Queremos dinamizar la construcción como motor importante de nuestra economía, pero claro tal como están las cosas os pido que digáis que el acceso a una propiedad a los treinta y cinco años de hipoteca en que se diferencia de vivir de alquiler.

Recibiréis bastantes cartas como ésta, pues somos muchos los que queremos cosas para nuestro pueblo. Si esta carta la tenéis que dividir en plazos por contemplar distintos niveles de gestión y de ejecución, como así es, no hay problema, entregarles los consejos, herramientas y trocitos de lingote a cada una de las partes intervinientes. De ellas esperamos su ahínco, tesón, trabajo, dedicación, lealtad y honradez para administrar estos recursos. Si no es así os enviaré una carta, quizás fuera de estas fechas para que enviéis una partida especial de carbón, para envolverlo en la papeleta de voto que la merezca.

Felices Fiestas.

Manuel García Aguilar

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)