La Ruta del Oso

Pues eso. Que regresé ayer noche a Osuna y estoy paseando por la avenida Alfonso XII, con la mascarilla puesta en el careto y un pequeño bote de líquido desinfectante guardado en un bolsillo del pantalón, intentando recobrar fuerzas tras un largo viaje por asuntos de oposiciones que me ha llevado a transitar por tortuosos caminos castellanoleoneses, “descansar”  en habitaciones de hostales que poco o nada tienen que ver con las fotos con las que se anuncian en páginas de Internet, y a mostrar los papeles en los que se dice bien claro el motivo por el que me desplazo a otro punto de España a cada señor o señora con tricornio en la cabeza que me ha pedido que se los muestre.

Continuar Leyendo