La montaña allanada (agua pasada)

Me levanto temprano, pero con las ideas confusas. Voy de un lado a otro sin saber qué hacer. Me gustaría escribir algo, pero no hay tema, y si no hay tema no hay artículo, nada que ofrecer a potenciales lectores. Me veo con un boli en la mano (quise decir un ordenador)  y empiezo a teclear algunas palabras sin sentido y abandono.

Continuar Leyendo