Un cambio necesario en las carreteras que unen Osuna con la capital

Tras unos nuevos comicios electorales, tanto a nivel local y autonómico como a nivel nacional, las instituciones de las comunidades autonómas reordenan sus ideas y se ponen manos a la obra para tratar de darle continuidad a los proyectos que se quedaron por el camino. La Junta de Andalucía así se lo ha propuesto y en la provincia de Sevilla tiene aun mucho trabajo por hacer. La cuarta región más habitada de la península necesita que sus habitantes tengan garantías de mejora, sobre todo en los municipios más rurales.

Las poblaciones de la sierra sevillana necesitan ayudas para no quedar despobladas o incomunicadas. Son villas pequeñas, cuyas gentes tienen que desplazarse en muchos casos a ciudades más extensas de la misma comarca para acceder a unos servicios mínimos o complementarios. En la Sierra Norte es Guillena uno de los puntos de referencia para los pueblos limítrofes, mientras que en la Sierra Sur es Osuna la que cumple con esta función. Sus vías de comunicación necesitan revisiones más exhaustivas puesto que son indispensables para todo tipo de habitantes y trabajadores de la zona, pero no siempre ocurre así.

Es la situación que se encuentran los vecinos de Martín de la Jara, cuya calzada de conexión para desplazarse hasta Osuna se debía haber mejorado hace ocho años. Ahora quiere reactivarse este proyecto, capital para que los habitantes de todo el sur montañoso puedan acceder no solo a la población vecina sino también a la Autovía Sevilla-Málaga, para llegar hasta la capital de provincia. En ella los ursaonenses suelen aprovecharse de mejores servicios sanitarios, hipermercados o lugares de ocio. Desde la A-92, conectando con la A-4, pueden encontrar desde un Mercadona, hasta centros deportivos como el Sanchez Pizjuán o lugares recreativos como el enracha andalucía. Todo ello sin necesidad de cruzar el Río Guadalquivir.

La Consejería de Fomento ya se ha comprometido a revisar el plan que había establecido desde 2011 y reactivarlo a partir de 2020, llegando incluso a incluirlo en el futuro proyecto de infraestructuras de la comunidad que está por concluir en su redacción. Así se gestó en una reunión en la que estuvieron presentes representantes de las ciudades interesadas y miembros del órgano rector. Ahora falta que se ejecute la obra y que obtenga como resultado las mayorías esperadas, como así se debería haber hecho en el momento de su planteamiento.

En 2008 ya se llevaron a cabo algunos cambios en la A-378 que conecta Osuna y Martín de la Jara, aunque no fueron muy significativos. En la parte intermedia se aumentó la calzada hasta llegar a los seis metros y los arcenes quedaron de un metro a cada lado de la vía. La Consejería estimó que se emplearían unos 9 millones de euros, con los que se incluían bermas y se lograba una mayor visibilidad y facilidad a la hora de adelantar. Sin embargo, los vehículos solo observaban esta estampa durante dos kilómetros y medio, el resto del recorrido se quedaba en los parámetros originales.

Tres años más tarde, tras los cambios producidos, se realizó una actualización para que los mismos trabajos se extendieran a los largo de otros 12 kilómetros. Camiones y tractores de alto tonelaje transcurren de forma habitual por el pavimento y lo van desgastando. Por desgracia nunca se llegaron a retomar las tareas y el proyecto quedó paralizado. Desde entonces son varios los problemas que se han ocasionado en la vía debido a las inclemencias del tiempo. Diversos cortes, cortesía de las lluvias, ayudaron a expandir la voz de alerta y pedir nuevos cambios al gobierno autonómico.

En 2018 la Sierra Sur fue fuertemente golpeada por las precipitaciones, llegando a registrarse hasta 300 litros por metro cuadrado en algunas poblaciones, cuando años anteriores no se había alcanzado ni la cuarta parte. La A-378 fue una de las damnificadas por culpa del derribo de un puente situado en el arroyo Fuente del Espartero. Su desborde hizo que se produjera un corte en la carretera, impidiendo que los asentamientos cercanos pudieran desplazarse hasta Osuna, donde se encuentra el Hospital Comarcal de este sector. Como solución a las lluvias torrenciales se llevó a cabo un plan de emergencia, en el que se amplió el drenaje del terreno desde los 15 metros hasta los 80.

Con el objetivo de impedir que una situación similar se vuelva a producir, la plataforma por unas Carreteras Dignas funcionó también como organismo de presión para darle visibilidad al conflicto. De momento, la Dirección General de Infraestructuras ya ha estimado que para esta próxima estación de Otoño se habrán finalizado las obras. Y no solo en la A-378, sino también en la A-406 que va desde Martín de la Jara hasta El Saucejo, pasando por Los Corrales. Mejorar el drenaje es el objetivo en ellas.

Hasta ahora muchos de los habitantes decidían pasar por esta carretera para conectar con Osuna y después llegar hasta la A-92 dirección Sevilla, puesto que se encontraba en mejores condiciones. Habrá que esperar hasta finales de 2019 para ver unos avances en esta comarca que ya se han retrasado lo suficiente.

Fuente de las imágenes:

Imagen 1: https://www.juntadeandalucia.es/organismos/fomentoinfraestructurasyordenaciondelterritorio/actualidad/noticias/detalle/196853.html

Imagen 2: http://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/infraestructuras/138529/obrasdeemergencia/temporal/lluvias/carreteras/FomentoyVivienda/FelipeLopez

Continuar Leyendo