‘1948: Pasabas por la calle Alpechín’, de Manuel Maysounave

La Casona de Calderón

El jueves anunciamos en El Pespunte del fallecimiento del abogado ursaonense Manuel Maysounave.

Al final del mismo hicimos mención a su afición literaria que le hizo merecedor de varios premios y galardones.

En el libro Poetas de Osuna, su autor, Enrique Soria Medina, incluyó al fundador del Partido Proverista y dijo de su poesía:

“Versos añorantes, de una métrica liberada de cánones; se refieren siempre al pasado querido del autor. Imágenes felices de paisajes anímicos o urbanos en la voz exigente y rebelde de M. Maysounave. Exiliado material de su tierra, pero enamorado perpetuo de las habitadas tardes que su pensamiento redentor sabe recrear con tino”.

Reproducimos a continuación uno de los poemas de un por entonces joven Manuel Maysounave13.

 

1948: Pasabas por la calle Alpechín

Cuando en paz revisaba su pasado aquel hombre…

¡Crisis, crisis!

Y embriaguez de “improbables”

esperando que el alba pida luz a la noche.

Al caer derrotado en el suelo sin alas,

un lejano aleluya se mecía avanzando;

y sorbía el mensaje de su voz cristalina

que pasaba en tangente.

 

Esperanza clavada en un árbol de otoño con las hojas caducas,

o quimera humillada con un débil “quién sabe”

enquistado entre “nunca”.

…Pero, al fin, aleluya en su risa y aleluya en su frente:

y en el viento un aliento

que pasaba en tangente.

Comentarios

AUTOR